Ya sabemos quién mata a las abejas

Ya sabemos quién mata a las abejas

- in Noticias
2084
1

El maíz transgénico de la multinacional Monsanto, Mon810, que genera una versión sintética del insecticida Bt, ha sido prohibido en Polonia tras las protestas de los apicultores, que afirmaban que el maíz está matando a las abejas. Mientras tanto, los apicultores profesionales en EEUU han lanzado una urgente petición legal para que la Agencia de Protección del Medioambiente, la EPA, prohíba el uso de un pesticida que está ligado a la muerte masiva de las abejas. La petición legal, que se centra en el pesticida neonicotinoide de Bayer, la clotianidina, está respaldada por más de un millón de firmas de ciudadanos. Polonia es el primer país que reconoce formalmente la relación entre el maíz transgénico de Monsanto y el Síndrome del Colapso de las Colonias (CCD por sus siglas en inglés), que ha devastado las colonias de abejas en el mundo entero. Muchos expertos creen que Monsanto conocía desde el principio el peligro que sus transgénicos podían entrañar para las abejas. El gigante de la biotecnología recientemente adquirió la empresa Beeologics, una agencia de investigación sobre el CCD en la que se apoyan diversos ministerios, incluyendo el Ministerio estadounidense de Agricultura, para desentrañar el misterio de la desaparición de las abejas. Después de esta adquisición existen pocas probabilidades de que Beeologics investigue las relaciones entre la empresa y el síndrome pero desde hace años se está relacionando a los cultivos transgénicos con el CCD.

En un estudio alemán en el que se liberaba una cierta cantidad de abejas en un campo de colza transgénica y después se alimentaba a las abejas jóvenes con polen de la misma, los investigadores descubrieron que las bacterias del interior de las jóvenes abejas absorbían las trazas de los genes modificados de la colza. Esto demuestra que el ADN de los transgénicos del polen puede transferirse a las abejas mediante su aparato digestivo. En la actualidad, muchos apicultores están alimentando a sus abejas mediante jarabe de maíz de alto contenido en fructosa. Este jarabe está elaborado con el maíz transgénico de Monsanto, que además se trata con los insecticidas neonicotinoides de Bayer. Las colonias de abejas empezaron a desaparecer en EEUU un año después de que la EPA permitiera estos nuevos insecticidas en el mercado, entre 2004 y 2005. Incluso la propia agencia admite que el “envenenamiento por pesticidas” está contribuyendo al CCD. Uno de los efectos que se han observado de estos insecticidas es el debilitamiento del sistema inmunológico de las abejas. Las obreras llevan el polen cargado de pesticida a la colmena, donde el resto de las abejas lo consumen. Seis meses más tarde, sus sistemas inmunológicos fallan y los animales empiezan a padecer infecciones naturales en las abejas, tales como parásitos, ácaros, virus, hongos y bacterias. De hecho, los patógenos tales como el Ácaro Varroa, el Nosema, ciertas infecciones fúngicas y bacterianas y el virus israelí de parálisis aguda (IAPV) se detectan con mucha frecuencia en colmenas al borde del colapso. Tres estudios recientes implican a los insecticidas neonicotinoides, también denominados “neónicos”, que solamente en EEUU cubren 142 millones de acres de maíz, trigo, soja y algodón. Estos insecticidas también se utilizan de forma común en una gran variedad de productos para la jardinería doméstica. Tal y como se detalla en un artículo publicado por Reuters, los “neónicos” son absorbidos por el sistema vascular de la planta y contaminan al polen y al néctar que las abejas encuentran en sus rutas. Los “neónicos” son un veneno para el sistema nervioso de los insectos que desorienta a sus víctimas y parece dañar la capacidad de las abejas para encontrar sus hogares, lo que podría ofrecer una respuesta al misterio de sus desapariciones. Esta fue la conclusión a que llegaba la prestigiosa revista Science. En otro estudio llevado a cabo por entomólogos de la Universidad estadounidense de Purdue, los investigadores descubrieron que, si se liberaba al aire polvo con un cierto contenido en “neónicos” durante la época de siembra, se advertían “efectos letales comparables al fenómeno de la pérdida de las colonias que están sufriendo los apicultores”. Un tercer estudio llevado a cabo en la Facultad de Salud Pública de Harvard fue capaz de recrear el síndrome de colapso de las colonias en diversas colonias sencillamente administrando pequeñas dosis de un “neónico” popular, el imidacloprid.

Fuente Más información

Sobre transgénicos en Polonia

1 Comment

  1. Marco Manuel Rodríguez

    Buen comentario para seguir difundierndo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.