Viticultura: confusión sexual en lugar pesticidas

Viticultura: confusión sexual en lugar pesticidas

- in Permacultura
1616
0

La “Eupoecilia o Clysia Ambiguella” es un parásito de la vid. Con el objetivo de frenar su reproducción sin recurrir al uso de pesticidas, los viticultores de la región francesa de Champagne han puesto en marcha una gran operación de confusión sexual.

La técnica de la confusión sexual consiste en difundir en la viña feromonas similares a las que emiten las hembras de estas mariposas para atraer a los machos. De esta forma, los machos, perturbados por todos los mensajes que reciben, se ven incapaces de localizar a las hembras que deberían fecundar.

La confusión sexual es un método permitido por el pliego de condiciones de la agricultura ecológica que permite frenar la reproducción de mariposas y el nacimiento de estas larvas denominadas “gusano de las uvas”. Estos parásitos se instalan en los granos de uvas y engendran una podredumbre que se extiende por toda la viña. Los viticultores franceses aplicarán en esta operación unas 550 cápsulas de feromonas por hectárea sobre una superficie de 800.

Según comenta Pierre Larmandier, del Sindicato general de viticultores, «se trata de la mayor operación de confusión sobre un mismo sector. Hemos convencido al 90% de los viticultores de la zona para que adopten este método. Sin necesidad de aplicar ningún tipo de tratamiento fitosanitario, reducimos un 70% la población de mariposas, obteniendo unos resultados equivalentes a los que obtendría un tratamiento fitosanitario convencional«. Una vez aplicadas, las cápsulas de feromonas permanecen toda la temporada, mientras que los tratamientos químicos, “nocivos para el medioambiente y para la viña”, necesitan ser renovados varias veces. Además, el coste de una operación como esta es idéntico al tratamiento químico convencional.

Fuente

Saber más

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.