Vallas vegetales para proteger el acceso a las vías de tren

Vallas vegetales para proteger el acceso a las vías de tren

- in Permacultura
1435
0

La compañía francesa ferroviaria SNCF prueba, en las estaciones de la región de París, unas vallas formadas por tres especies vegetales para impedir el paso a través de las vías.

La compañía ha decidido ir reemplazando progresivamente todas las vallas metálicas que protegen las vías y sustituirlas por otras compuestas exclusivamente por vegetales. Estas vallas se componen de tres diferentes especies: el Aligustre (Ligustrum ibota), la Espirea (Spiraea) y el Naranjo espinoso (Poncirus trifoliata).

Además de la belleza que seguramente aportarán al paisaje de las estaciones, este tipo de protección verde presenta varias ventajas tanto ecológicas como económicas. -Respetan el medioambiente y son más económicas que las vallas metálicas. -Presentan un interés ecológico desde el punto de vista de la vegetación urbana y respecto al balance de CO2 de la operación. -Son seguras: son infranqueables ya que estas especies vegetales se caracterizan por su alto contenido en espinas y además, no se pueden saltar por su altura y su flexibilidad. Este tipo de plantas se entrelazan entre si y llegan a alcanzar hasta casi dos metros de altura. Para evitar cualquier tipo de accidente, los setos que contienen las espinas están protegidos por otros formados por vegetales inofensivos. -No se pueden robar, como ha sido el caso de las vallas metálicas. -Embellecen el paisaje, son verdes, aportan color y un toque alegre a la parte trasera de las estaciones, cuyos escenarios, en muchas ocasiones, suelen caracterizarse por su aspecto gris y desolado. La prueba que está realizando la compañía francesa, si demuestra su utilidad y viavilidad, será el punto de partida para llevar la idea a nivel nacional.

Fuente

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.