Urbanismo y salud

Urbanismo y salud

- in Noticias
2058
1

En la actualidad, por primera vez en la historia, más de la mitad de la población mundial vive en las ciudades. Esta tendencia creciente supone un reto para planificadores urbanísticos, ya que un crecimiento espontáneo conlleva muchos riesgos sanitarios, en especial para los grupos más vulnerables, como son los ancianos, los inmigrantes, las mujeres, los niños y, en general, los más desfavorecidos.

En el mundo entero se está sufriendo una urbanización acelerada. Esta dinámica se corresponde con una evolución de la forma y el nivel de vida de los ciudadanos, y propicia la modificación de los comportamientos sociales y de los hábitos relacionados con la salud. Las ciudades, que hace tan sólo 30 años acogían a 4 de cada 10 personas, registrarán una proporción de 7 a 10 en el año 2050.

El medio urbano supone un impacto directo sobre la salud de la población. Con motivo de la celebración el pasado 7 de abril del Día Mundial de la Salud, la OMS lanzó su campaña “1000 ciudades, 1000 vidas”, que destacaba la relación existente entre los planes de urbanismo y la salud de la población en el siglo XXI. La organización apelaba especialmente a las autoridades municipales, a los habitantes afectados y a los defensores de la vida sana para que examinaran con mayor atención las desigualdades en las ciudades y tomaran las medidas oportunas para compensarlas.

«En general, la población urbana se adaptan mejor que la población rural. Cuentan con unos servicios sociales y sanitarios más accesibles y efectivos y la esperanza de vida es mayor. Pero en las ciudades también se concentran ciertas amenazas para la salud tales como la contaminación del aire, una insuficiente red de desagües y de recogida de residuos, accidentes de tráfico, epidemias y enfermedades infecciosas y hábitos de vida malsanos«, declaró la Doctora Margaret Chan, Directora General de la OMS. Numerosas ciudades se enfrentan a una triple amenaza: las enfermedades infecciosas, que proliferan con la excesiva concentración de la población ; las enfermedades crónicas no contagiosas tales como la diabetes, el cáncer y las enfermedades cardiovasculares, que aumentan con los hábitos de vida malsanos (tabaquismo, mala alimentación, sedentarismo y consumo abusivo de alcohol) ; los accidentes de tráfico, los traumatismos, la violencia y la criminalidad que, en muchas ocasiones, resultan un factor perjudicial para la salud de las poblaciones urbanas. A pesar de todos estos inconvenientes, las ciudades pueden ofrecer oportunidades para mejorar las condiciones de vida de la población. «Las cuestiones que afectan a la salud en el medio urbano son muy diversas y requieren la coordinación de políticas en varios sectores tales como el medioambiente, el transporte, la educación, los parques, el ocio y el urbanismo. Nos encontramos en un momento crucial de nuestra historia en el que podemos aportar un verdadero cambio«, explica el Doctor Ala Alwan, Subdirector General de Enfermedades No Transmisibles y Salud Mental de la OMS.

Según la OMS, las ciudades mejorarían sensiblemente sus condiciones de vida si se adoptaran cinco medidas: – Promoción de unos planes de urbanismo que propicien comportamientos sanos y seguridad. – Mejora de las condiciones de vida en el medio urbano. – Sistemas políticos que fomenten la participación activa de los ciudadanos en la toma de decisiones municipales. – Construcción de ciudades abiertas a todos y adaptadas a las personas con discapacidades físicas o de avanzada edad. – La resiliencia de las ciudades ante catástrofes y situaciones de emergencia.

Uno de los principales problemas que afectan a la salud en el medio urbano es la contaminación atmosférica, que causa la muerte de 1,2 millones de personas en el mundo cada año. Otro problema causado por el tráfico de automóviles es el índice de accidentes de circulación que atañe a los más jóvenes. Estos accidentes son, a escala mundial, la primera causa mortal en los jóvenes de 15 a 24 años y la segunda en edades entre 10 y 14 años.

En la mayoría de los casos, las ciudades no están capacitadas para absorber el ritmo del crecimiento demográfico, ni para construir las infraestructuras necesarias para garantizar la seguridad y salubridad de las condiciones de vida en el medio urbano. Esta incapacidad acarrea la proliferación de núcleos de alojamientos infrahumanos carentes de cualquier servicio, en los que se generan problemas de convivencia y violencia. Actualmente un ciudadano de cada tres, es decir, mil millones de personas, viven en este tipo de asentamientos. En el mes de noviembre de 2010 tendrá lugar en la ciudad de Kobe, Japón, el Foro Mundial de la Urbanización y la Salud. Además, la OMS y ONU-HABITAT publicarán este año un informe completo sobre las desigualdades sanitarias en el medio urbano y los medios para erradicarlas.

Fuente

ONU Hábitat

Foro Japón

About the author

1 Comment

  1. Muy bueno. Es importante para mejorar la vida de los ciudadanos expulsar a los coches de las poblaciones, lo que mejorará la vida de todos. Como ocurre en cada calle que se decide peatonalizar. Desapareciendo el alto riesgo de muerte por accidente, o atropello, asi como la alta toxicidad de la contaminación, que nos enferma a todos, y a la Tierra.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.