Un pueblo preparado para la era post petróleo

Un pueblo preparado para la era post petróleo

- in Noticias
2176
0

Un pueblo de la región francesa de la Alsacia, al noreste del país, ha decidido prepararse para afrontar el fin del petróleo barato. Se ha escrito y hablado mucho acerca de la posibilidad de que la producción de petróleo se haya estancado para siempre en todo el mundo y que por ello la era del barril barato se haya acabado o se vaya a acabar de forma inminente. Entre el secretismo de las compañías petroleras y la ambigüedad de los políticos, el ciudadano no dispone de una información veraz sobre este tremendo problema que puede modificar de forma radical el modo de vida hasta ahora llevado por la mayoría de países de todo el mundo. Todo funciona a base de petróleo y no existe, o al menos no está preparado, un sustituto que permita llevar el mismo ritmo de vida que desde su aparición propició el llamado oro negro. Desde la calefacción al transporte pasando por los innumerables productos fabricados con este combustible fósil, nuestra vida cotidiana está impregnada de petróleo. Por ello sería necesario iniciar una transición que permitiera adaptarnos a una escasez que, según muchos expertos, es inevitable. Un pueblo de la región francesa de Alsacia ha decidido prepararse para la era post petróleo. La comunidad de Ungersheim, en la región alsaciana del Alto Rin, cuenta con 2.000 habitantes e intenta paliar la más que probable escasez de petróleo y de los combustible fósiles derivados y ha iniciado una verdadera transición hacia la auto suficiencia en materia energética y alimentaria.

La idea de iniciar esta transición se le ocurrió al alcalde, un antiguo minero que lleva ejerciendo como máximo responsable del pueblo desde 1989. Basándose en el principio de autonomía alimentaria, Ungersheim pretende utilizar sus tierras para cultivar alimentos básicos que garanticen la independencia y la seguridad alimentaria de sus habitantes. Se han transformado terrenos agrícolas dedicados al monocultivo en huertos de verduras que abastecen los hogares del municipio. Una central de calefacción funcionando con madera logra calentar a siete edificios públicos. El principio es simple: las soluciones se deben buscar a nivel local. Durante los cuatro mandatos del actual alcalde, el municipio ha registrado importantes cambios. Además de la central de calefacción a madera y de los huertos ecológicos, el pueblo se ha dotado de paneles solares para calentar la piscina y el transporte escolar se realiza en una carroza de caballos construida con madera que deleita a los niños al mismo tiempo que evita que los padres utilicen el automóvil particular cada día para llevarlos al colegio. El comedor escolar se abastece de los productos 100% ecológicos que producen los huertos del pueblo. Pero el logro más llamativo de este pequeño pueblo y, especialmente de su alcalde es el “Helioparc”, la central solar más grande la región construida en una antigua mina de potasio y que con una potencia de 2,2 megavatios está preparada para abastecer las necesidades energéticas de 800 hogares o el equivalente a 10.000 personas en un año..

El “Helioparc 68” comenzó a funcionar el 27 de diciembre de 2012. Esta central solar supone una inversión de 17 millones de euros que se espera amortizar en 15 años. La resilicencia de este pequeño pueblo está asegurada. El ejemplo y el mensaje que lanza desde el noroeste de Francia esta pequeña localidad es contundente: con inteligencia y vocación, hay soluciones. Los niños de Ungersheim están contentos, los adultos también. Los habitantes saben que en su pueblo tienen todo lo necesario para vivir de forma digna y saludable sin recurrir al transporte por carretera ni depender de los precios del combustible y todos los problemas que ello acarrea. El alcalde no para y, a parte de la ecología, se está preparando un proyecto de moneda local que, una vez implantada, fomentará la economía local. Son iniciativas simples que se irán complementando poco a poco con otras hasta lograr la total independencia de los combustibles fósiles además de la libertad y las garantías que dicha independencia propicia.

Fuente

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.