¿Un nuevo síndrome neurológico?

¿Un nuevo síndrome neurológico?

- in Noticias
1701
0

Decenas de ciudadanos estadounidenses que afirman haber enfermado por causa del Wi-Fi y los teléfonos móviles han huido a Green Bank, un pueblo situado en el estado de Virginia Occidental. Según informaba un artículo publicado en la versión online de BBC News a mediados de septiembre, este es el único lugar en EEUU fuera del alcance de las ondas electromagnéticas.

En el mundo entero hay cinco mil millones de suscripciones de teléfonos móviles y los avances de la tecnología sin hilos hacen que cada vez resulte más difícil escapar de la influencia de los dispositivos móviles. Sin embargo, mientras la mayoría de los norteamericanos cada vez buscan una mayor conectividad, hay quien afirma que esta tecnología les está enfermando. Diane Shou es incapaz de retener las lágrimas cuando describe cómo tuvo que vivir en un refugio para protegerse de la radiación electromagnética. “Es horrible tener que estar prisionera”, afirma. Te conviertes en un leproso tecnológico. No puedes estar entre la gente, no porque vayas a contagiarlos, sino porque te hace daño”. Shou forma parte del 5% de estadounidenses que están convencidos de padecer hipersensibilidad electromagnética (EHS), una enfermedad que, dicen, está provocada por la exposición a los campos electromagnéticos que generan tecnologías tales como los teléfonos móviles, el wi-fi y demás equipamiento electrónico.

Los síntomas son muy variables y van desde dolores agudos de cabeza a quemazón de la piel, pasando por atrofia muscular y dolores crónicos.

“Se me pone la cara roja, me da dolor de cabeza, me cambia la visión, me duele hasta pensar. La última vez que estuve expuesta sentí terribles dolores en el pecho y creo que comienza a ser una amenaza contra mi vida”, dice Shou. Para aliviar el dolor, su marido construyó un espacio aislado conocido como Jaula de Faraday: una estructura de madera cubierta por dos capas de tela metálica y una puerta que puede sellarse para evitar que entren las ondas de radio. Diana tuvo que pasar mucho tiempo dentro de ella: dormía en un colchón sobre una base de madera laminada. “Al menos podía ver a mi marido en el exterior, hablar con él”, explica. Diane está convencida de que su enfermedad fue causada por una antena de teléfonos móviles. Sus síntomas eran tan severos que tuvo que abandonar la granja familiar, en el estado de Iowa, para mudarse a Green Bank, en el estado de Virginia Occidental. Esta pequeña localidad de 143 residentes en el corazón de los montes de Allegheny forma parte del Área Reservada Libre de Ondas estadounidense, una zona de unos 33.000 km2 en la que la tecnología sin hilos está prohibida para evitar las interferencias con los radiotelescopios de la zona.

El Área Reservada (NRQZ por sus siglas en inglés) se creó en el año 1958 para evitar toda posible interferencia que afectara al Observatorio Nacional de Radioastronomía, situado en Green Bank, y a las instalaciones de recepción de radio de la Marina Estadounidense, en Sugar Grove. De esta forma, todo tipo de emisiones están estrictamente controladas por el NRQZ, ya sean provenientes de los teléfonos móviles, comunicación sin cable, transporte marítimo, aviación, radios particulares, microondas, comunicaciones por satélite, emisiones de radio, televisión por cable, etc. Para gente como Diane, desesperada por escapar de las tecnologías sin hilo, el Área Reservada es un refugio único. “Vivir aquí me permite volver a ser una persona normal. Puedo salir a la calle y no tengo que vivir encerrada en una Jaula Faraday”, afirma. “Ahora puedo ver el amanecer, puedo disfrutar de la lluvia. Y, sobre todo, puedo estar entre más gente. Aquí nadie lleva un teléfono móvil, así que puedo socializar, algo que no podía hacer cuando tenía que vivir encerrada en la Jaula Faraday”. La hipersensibilidad electromagnética sigue sin estar reconocida médicamente en EEUU.

A principios de septiembre 2011, la revista especializada “International Journal of Neuroscience” publicaba un nuevo estudio llamado “La hipersensibilidad electromagnética: pruebas de la existencia un nuevo síndrome neurológico”, en el que analizaba la relación entre la exposición a campos electromagnéticos y las reacciones somáticas a la misma, o hipersensibilidad electromagnética. Sus resultados demuestran que existen reacciones somáticas como respuesta a la exposición a los campos electromagnéticos, en condiciones que descartan la influencia de procesos psicológicos.

Extracto del artículo publicado el día 13 de septiembre 2011 en la versión online de BBC News

La hipersensibilidad electromagnética: pruebas de la existencia un nuevo síndrome neurológico

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.