¿Transporte a vela contra el cambio climático?

¿Transporte a vela contra el cambio climático?

- in Permacultura
2049
0
Transporte a velaFotografía de TOWT

El Cénit del Petróleo o Peak Oil ya está aquí. Nos encontramos ante el inminente declive de la velocidad de extracción de petróleo y el consiguiente y vertiginoso aumento de la volatilidad de los precios del combustible fósil por antonomasia.

Sin embargo, algunos estados parecen no comprender el mensaje y, en medio de un caos financiero cuyas causas no saben señalar, se empeñan en seguir fomentando una economía altamente contaminante y cuyo futuro está más que en entredicho.

 

El transporte marítimo no es ninguna excepción: responsable él solo del 3,5% de las emisiones globales de CO2 y del 10% de las emisiones mundiales de dióxido de azufre (que provoca la lluvia ácida), este sector continúa siendo un gigante incapaz de ofrecer respuestas eficaces a los retos del siglo XXI.

Los barcos a vela aprovechan el viento y no contaminan

Sin embargo, algunas iniciativas del ámbito privado nos hacen atisbar un rayo de esperanza. La sociedad de transporte a vela TransOceanic Wind Transport (TOWT), que trabaja junto a gobiernos locales y asociaciones de comercio justo y ecologistas para ofrecer una alternativa logística basada en el transporte a vela, más limpia y más sostenible, pretende reducir de forma drástica las emisiones contaminantes del sector fomentando el desarrollo de la flota velera. Utilizando veleros “reciclados” para el transporte marítimo, la empresa hace un llamamiento a la participación en un consorcio de construcción de los veleros ecológicos del futuro.

TOWT parte de la iniciativa de su fundador, Guillaume Le Grand, francés originario de la ciudad bretona de Brest, experto en energías y medio ambiente, y su codirectora, Diana Mesa, originaria de Bogotá. El objetivo de la pionera sociedad es fomentar la utilización de los veleros de transporte existentes para promover la construcción de grandes veleros ecológicos y poder abordar el futuro de un transporte marítimo sin la dependencia del petróleo.

La propuesta del proyecto internacional, retomar la navegación marítima a vela como medio de transporte alternativo ante la quema de combustibles fósiles, se alía con empresas de mentalidad ecológica para reducir la huella ecológica de los productos que estas ofrecen.

Para ello, la sociedad se encarga de aunar a productores y distribuidores en una iniciativa que garantiza al consumidor concienciado la drástica reducción de la huella de CO2 de los productos que adquiere.

Así, TOWT ha creado una etiqueta que certifica que la mercancía ha sido transportada por mar de forma limpia y a vela. Gracias a este etiquetado, el consumidor podrá hacer un seguimiento del producto y conocer el medio por el que este ha sido transportado. Según informa la organización, dependiendo de las distancias que se recorran, el transporte a vela puede suponer una reducción de hasta un 90% de la huella ecológica.

El transporte a vela contra el cambio climáticoAlgunos de los productos que ya están trabajando con esta forma de transporte limpio y que cuentan con el sello “Transportado a Vela” son una marca de té sueco, chocolates y ron añejo provenientes de las Azores, así como una gran parte de los vinos ecológicos de la región bretona de Nantes, que se pueden encontrar en Dinamarca, entre otros lugares.

Actualmente está teniendo lugar la segunda expedición a vela de mercancías por las costas de Bretaña, transporte que finalizará el 4 de diciembre de 2013 con la llegada de Le Biche, un antiguo buque atunero de 22 metros de eslora, al puerto de Roscoff con una carga de decenas de toneladas de conservas. Esta nueva línea regular, que parte de la ciudad de Lorient cargada de verduras locales que después serán distribuidas por la red de tiendas y asociados, permitirá ahorrar alrededor de una docena de toneladas de CO2, dependiendo de las condiciones comerciales y meteorológicas en las que se desarrolle la navegación.

Convencida de que el transporte a vela anticipa un cambio de paradigma energético en el sector del transporte marítimo y representa una solución alternativa ante el calentamiento global y al desafío energético, la empresa pone su granito de arena en un contexto en el que gobiernos y sector privado parecen haber olvidado el papel que deben representar para cumplir con los acuerdos asumidos en el tratado de Kyoto y Europa 2020.

 

Recordemos que de las distintas reacciones que responsables políticos y entidades privadas asuman ante el Peak Oil en los próximos años dependerá la viabilidad de un sistema que, a día de hoy, basa su funcionamiento casi exclusivamente en la quema de combustibles fósiles.

Más información

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.