Todo un año sin plásticos

Todo un año sin plásticos

- in Noticias
2234
1

Asqueada por la presencia de plásticos en todos los ámbitos de su vida, Taina, una joven de 31 años residente en Vancouver, Canadá, decidió de una vez por todas dejar de consumir plástico durante todo un año. El día a día de su reto quedó reflejado en un blog que creó específicamente para narrar su experiencia.

Cada día, sin darnos cuenta, convivimos con cantidad de materiales tóxicos que pueden perjudicar nuestra salud. Los plásticos en los que almacenamos nuestros alimentos, los envases de los productos de higiene corporal que nos aplicamos sobre el cuerpo, la ropa que nos ponemos, nuestros aparatos electrónicos de uso cotidiano… Hoy en día, prácticamente todo contiene plástico. Aquellos consumidores concienciados de sus obligaciones como ciudadanos creen que en el reciclaje está la solución. Sin embargo, si prestamos atención, nos daremos cuenta de que solamente algunos de los plásticos que utilizamos a diario están numerados (1-7). Esta numeración indica su composición y el grado de dificultad para reciclarlo.Los del tipo 1 son los más sencillos de reciclar y los del 7 los más complicados. Sin embargo, en la actualidad, la gestión de residuos solamente recicla algunos de estos plásticos numerados. Los del tipo 3, por ejemplo, entre los que se encuentran numerosos envases de champús, no se reciclan.

(Cuadro de Greenpeace)

Además, el término reciclaje en este caso induce a confusión: mientras que con el reciclado de otros materiales se pueden conseguir productos de similar valor al producto original, en el caso de los plásticos, en el proceso de reciclaje siempre se pierde valor, siendo el producto reciclado inferior al producto original.

La sopa de plástico es un gran parche de basura flotante en el océano cuyo tamaño es 1.382.060 kilómetros cuadrados (el doble de la superficie del estado de Texas, en EEUU). Está formada por la basura no biodegradable que la humanidad ha ido desechando. Envases, botellas de leche, bolsas de plástico, globos de helio… La cantidad de plásticos que se siguen tirando y que inevitablemente acaban en el mar es muy superior a lo que podemos ir limpiando. Se cree que existen otras cuatro sopas de plástico similares en todo el planeta.

Taina es una joven de 31 años que vive en Vancouver, Canadá, que pasó gran parte de su niñez en el campo, en Finlandia, y cuenta con un máster de la Universidad de British Columbia en Conservación de los Recursos Naturales. Cansada de ver cómo los plásticos de todo tipo habían invadido su vida sin que se diera cuenta, decidió pasar todo un año sin plásticos. El reto tenía una enorme dificultad, ya que no solamente implicaba no adquirir ningún producto que contuviera algún tipo de plástico (incluyendo los envases de los alimentos, productos de higiene, etc.); Taina también se propuso documentar y sustituir todos los productos que encontrara en su casa por otros que no contuvieran plástico.

Durante ese año, que Taina fue contando por medio de su blog «Plastic Manners», esta amante de la naturaleza recibió el apoyo de miles de seguidores que aportaban consejos, planteaban nuevas cuestiones, ayudaban a resolver sus dilemas y colaboraban con narraciones y fotografías de sus propias experiencias. “Nuestros sentimientos, nuestros pensamientos, nuestras acciones hacen que cada día reconfiguremos nuestra vida”, narra Taina en su blog. “Durante este año he aprendido que, con mis hábitos de consumo, se me había olvidado cómo sentir y cómo pensar; estaba actuando sin escuchar a mi corazón ni a mi cabeza. Estaba estancada”. Taina ha logrado atraer la atención de mucha gente, despertar la conciencia sobre el peligro de los plásticos tanto para humanos como para la fauna silvestre y el medioambiente. Su blog, narra la historia de todo un año, que comenzó en enero 2010 y acabó a finales del mismo, durante el que evitó adquirir, aceptar, utilizar, tomar prestado, y un largo etcétera cualquier tipo de plástico. Actualmente, Taina está trabajando en un libro que narrará la aventura del año que vivió sin plásticos.

Plastic Manners

About the author

1 Comment

  1. Gran iniciativa la de esta chica. Vamos a buscar su blog y esperar a que salga su libro, tienen pinta de ser muy interesantes 🙂

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.