Tecnología genética más agricultura no es igual a beneficios

Tecnología genética más agricultura no es igual a beneficios

- in Noticias
1494
0

Según un reciente informe presentado por la asociación alemana de productores, elaboradores y distribuidores de alimentos ecológicos BÖLW, la aplicación de tecnología genética en la agricultura no genera beneficios económicos, sino que eleva los costes de la producción de alimentos.

La asociación alemana de productores, elaboradores y distribuidores de alimentos ecológicos BÖLW ha presentado en Berlín un informe en el que se demuestra que los costes adicionales derivados de la aplicación de tecnología genética en la agricultura no redundan en una mayor rentabilidad. Dichos costes adicionales, que provienen de diversos factores tales como los elevados precios de las semillas, cada vez superiores, o las inversiones necesarias para llevar a cabo la separación de cultivos contaminados con variedades genéticas no permitidas y que se elevan a varios millardos de dólares, no tienen ninguna justificación económica. Los supuestos beneficios derivados del cultivo de variedades manipuladas genéticamente quedan anulados por estos gastos. Los únicos beneficiados por el cultivo de variedades modificadas genéticamente son un puñado de multinacionales, en especial Monsanto, cuyas patentes le aseguran altos beneficios.

Felix Prinz zu Löwenstein, presidente de BÖLW, hace balance: “Los beneficios de la tecnología genética aplicada a la agricultura no repercuten ni al agricultor ni al consumidor, sino solamente a las multinacionales que los comercializan. Está fuera de toda lógica que la ley proteja a estas empresas ante la gran responsabilidad que representa este tipo de actividad. No se entiende por qué las nuevas variedades de organismos modificados genéticamente no se someten a unos estrictos análisis que comprueben los daños medioambientales y las consecuencias económicas que conllevan. Requerimos un sistema que exija una absoluta responsabilidad, así como que se reforme el procedimiento que otorga los permisos en la UE. La Ministra federal de economía Ilse Aigner debe detener el cultivo y oponerse a la intención de la Comisión Europea de permitir más variedades genéticas de maíz.” Christoph Then, que ha colaborado como experto crítico e independiente en el estudio, afirma: “en total, los costes derivados de los daños por contaminación por variedades modificadas genéticamente no permitidas, así como por la posterior separación de la producción, ascienden a varios millardos de dólares americanos.

Varios estudios sobre la viabilidad económica de este tipo de cultivo demuestran que los agricultores solamente consiguen amortizar las grandes inversiones en casos excepcionales y en unas condiciones muy concretas. Además”, continúa, “la tecnología genética encarece enormemente las semillas, cuyos precios se encarecen de forma mucho rápida que en los cultivos tradicionales, sin que se constate un aumento del rendimiento”. Stefan Rother, de Frosta AG (en materia de tecnología genética) y presidente de la asociación de productores de alimentos ecológicos, añade: “nuestros clientes demandan productos naturales que no hayan sido modificados genéticamente y nosotros, como empresa, queremos y debemos satisfacer esta demanda. El marco normativo en materia de tecnología genética es insuficiente y esto conlleva a que las empresas de tamaño medio carguen con los riesgos y costes que conlleva la aplicación de tecnología genética, a pesar de que están en contra de ella”.

Artículo original en alemán

Informe completo de BÖLW (en alemán)

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.