medicamentos

medicamentos

No toda actividad es hiperactividad
Los niños son por naturaleza muy activos. En muchas ocasiones, su curiosidad y sus ganas de aprender les llevan a mantener un ritmo muy acelerado durante muchas horas del día. También es verdad que la configuración de las nuevas familias no permite a los padres pasar todo el tiempo que desearían con ellos educándolos, vigilando su dieta y controlando el ambiente en el que se mueven. En el peor de los casos, cuando la actividad de los niños es realmente frenética y se une a una falta de atención en la escuela y con los compañeros, los padres debe tener mucho cuidado y no aceptar a la ligera un diagnóstico de hiperactividad. En muchas ocasiones, estos síntomas no pertenecen al desarrollo de la patología y pueden corregirse si se enfoca el problema desde un punto de vista holístico que tenga en cuenta todos los aspectos que conforman la vida del niño, en especial la dieta. Así es como trabajan los psiquiatras infantiles franceses, un país en el que solamente el 0,5% de los niños está diagnosticado con el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (ADHD por sus siglas en inglés). En otros países, como EEUU, el porcentaje de niños medicados asciende al 9%. ...
0