Sumar juntos en lugar de consumir

Sumar juntos en lugar de consumir

- in Noticias
1723
0

El proyecto Cosume nace de la idea de un grupo de jóvenes suecos que durante los últimos años han visto cómo el consumo ha crecido de forma exponencial. A pesar de que la juventud dispone actualmente de más información que nunca y de que sabe perfectamente que nos estamos quedando sin las materias primas esenciales para la producción de los bienes de consumo, las nuevas generaciones son adictas a las compras. Ante esta situación, el grupo de amigos creadores de «Cosume» cree haber dado con una solución y propone al consumidor que se detenga un momento antes de realizar una compra de forma compulsiva, que muestre a través de su dispositivo electrónico móvil el objeto que pretende comprar a sus contactos en las redes sociales y que consulte si realmente merece la pena hacer la compra. De las respuestas de su red de amigos dependerá la disminución inmediata del consumo y por tanto del impacto que causa sobre las materias primas la producción de nuevos artículos.

Una gran parte de la juventud de los países occidentales es adicta a las compras. Se trata de la denominada generación de Internet, un numeroso grupo de personas que domina las nuevas tecnologías de la comunicación, habituales usuarios de las redes sociales y que cuentan con el mayor acceso a la información jamás conocido por ninguna generación anterior. Estos jóvenes saben lo que es la huella ecológica, son conscientes de que los recursos naturales del planeta son limitados y por tanto deberían consumir menos. Sin embargo y pese al conocimiento de todas estas realidades, el consumo sigue aumentando de forma exponencial entre este grupo social. En la actualidad, los jóvenes viven en un continuo ir y venir de teléfonos móviles, ropas, descargas por internet, etc. ¿Qué está ocurriendo? Y, lo que es más importante, ¿cómo podemos frenarlo? Esta es la cuestión que se plantea Mattias, creador de Cosume y fundador del movimiento sueco de viaje compartido “Skjutsgruppen” y “Carpool Europe”, que cuentan con 21.000 usuarios en toda Europa.

A este joven emprendedor y sus amigos se les ocurrió crear un proyecto que utilizara las redes sociales para consumir menos. Es lo que denominaron el proyecto Cosume, en el que se trata de colaborar, de sumar entre todos para tener más en lugar de consumir de forma individual. “El proyecto consiste en lo siguiente:», explica Mattias. «Cuando estás en un comercio y se te ocurre comprar algo, antes de hacerlo puedes fotografiar el objeto en cuestión y subirlo a tus redes sociales. Ahí serán tus amigos los encargados de responder y ofrecer las distintas posibilidades para que no lo compres: alguien puede ofrecerse a regalarte o prestarte un objeto parecido que posee y ya no usa; o bien te dan algún argumento por el que no deberías comprarlo, ya sea por la mala calidad, el pésimo gusto o por motivos éticos; por último, si realmente lo necesitas, puedes comprarlo en conjunto con tus amigos, lo que resultará más barato y eficaz”.

La idea es original, y puede funcionar entre las nuevas generaciones, que viven pegadas a sus dispositivos electrónicos, una juventud que busca continuos estímulos a través de su conectividad 100%. Además, el concepto también puede ser trasladado a otro tipo de usuarios y otro tipo de necesidades. Podemos imaginar a una persona que va al mercado y pregunta a su red de contactos sobre la calidad de los productos que va a adquirir. Se trata de echar imaginación para darle un sentido práctico y útil a las nuevas tecnologías y las redes sociales. Ahora los creadores de Cosume están buscando la financiación colectiva (crowdfunding) necesaria para poder construir la plataforma y sacar adelante su proyecto.

Más información

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.