Suecia, los impuestos ecológicos avivan la economía verde

Suecia, los impuestos ecológicos avivan la economía verde

- in Noticias
2402
0

En 2010 Estocolmo será la capital verde europea. No es de extrañar ya que Suecia es uno de los países más innovadores en el desarrollo de leyes medioambientales y en materia de desarrollo sostenible, además, ha descubierto la utilidad medioambiental y económica de las ecotasas.

Suecia es un país reputado en todo lo que concierne a las relaciones armoniosas con la naturaleza. Los políticos suecos vienen desarrollando desde hace 40 años ambiciosos planes de protección medioambiental mediante un sistema vanguardista basado en una fiscalidad verde y en su herramienta principal: la ecotasa. En 1990, Suecia adoptó dieciséis objetivos de calidad medioambietal(OQE)entre los cuales ya se incluían innovaciones en materia de eco industrias. La legislación medioambiental sueca es pionera en la aplicación de ciertas medidas y sus métodos se demuestran altamente acertados. Las ecotasas son impuestos directos sobre las emisiones contaminantes y representan el 85% de la fiscalidad verde del país. Aunque de 1996 a 2006, el nivel de emisiones de dióxido de carbono descendió un 16%, el gobierno continúa trabajando para perfeccionar el mecanismo cada año. Y es que Suecia ha demostrado que la fiscalidad verde, que grava aquellas actividades que más contaminan, influye de forma positiva en el comportamiento medioambiental de los sectores industriales más contaminantes.

El impuesto sobre el carbono fue aplicado por primera vez en 1991 a los combustibles fósiles y en 2008 se aumentó su cuantía. Dicho impuesto supone un 20% del precio de un litro de gasolina, es decir, 0,22 céntimos aproximadamente. El impuesto sobre el dióxido de azufre (SO2) permitió reducir más de un 50% el contenido de azufre en los combustibles a base de petróleo. Dicha ecotasa fue instaurada en 1988 y ha jugado un papel determinante en el cambio de comportamiento de los consumidores. Desde entonces, los biocombustibles reemplazaron progresivamente al carbón y al diesel en los hogares suecos. Según opina Domingo Jiménez-Beltrán, Director ejecutivo de la Agencia europea para el Medioambiente, «Gracias a las ecotasas es posible atenuar los potenciales efectos negativos de la contaminación tal y como lo demuestra el ejemplo escandinavo. Se puede mejorar la competitividad global del país mediante unos impuestos bien concebidos que apoyen la innovación y favorezcan los cambios estructurales«. El crecimiento verde es una de las prioridades del gobierno sueco, el cual, está decidido a apoyarlo mediante esta fiscalidad de tendencia ecológica.

Las ecotasas han generado muchos debates en Europa y las conclusiones de éstos fueron muy positivas: se trata del método más sencillo de aplicar para ayudar al cambio de comportamiento sin necesidad de sancionar de forma autoritaria ni a empresas ni a particulares. Gracias a la tasa carbono, el sector de la vivienda sueco emitió 7 millones de toneladas menos de CO2 en 2005 que en 1990. «Las ecotasas pueden provocar múltiples efectos positivos sobre el medioambiente y generar ventajas de forma indirecta mejorando las políticas públicas en cuatro sectores clave: el medioambiente, la innovación y la competitividad, el empleo y el sistema fiscal», comenta Domingo Jiménez-Beltrán. Empleo para el futuro En 2006, las ecotasas suponían un 2,7% del PIB sueco y un poco más del 8% de la carga fiscal total del país, es decir, casi 7.700 millones de euros. En ese mismo año, las tecnologías medioambientales en Suecia anunciaban una cifra de negocio de 12.000 millones de euros. Para aumentar la valoración nacional en los sectores del reciclaje de residuos y de energías renovables, el gobierno sueco concedió 4.000 millones de euros al Centro Sueco de Comercio Exterior. Asociando la fiscalidad verde a una política de apoyo a las eco industrias, el gobierno desea favorecer la creación de miles de empleos y permitir de esta forma al país salir de la crisis económica actual.

Más información

Fuente

0 Comments

  1. Sera posible ponr en practica estas tasas en Colombia. Tenemos la suficiente cultura y responsabilidad para hacerlo realidad?

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.