Carne: si no puedes matarlo, no deberías comerlo

Carne: si no puedes matarlo, no deberías comerlo

- in Ecoturismo
1869
0

A principios del año pasado, el centro Strom Den Haag, en La Haya, presentaba la obra del artista John O’Shea, una morcilla hecha con sangre de animales vivos. Durante el presente mes de noviembre, con motivo de la exposición mEATing que tiene lugar en Tilburg (Holanda), se está presentando el Permiso de Comer Carne, la propuesta de ley que el artista británico pretende presentar para que todos los consumidores de carne cuenten con un carnet que acredite que son capaces de llevar a cabo el sacrificio de los animales que consumen. Ambas iniciativas forman parte del proyecto Meat Licence Proposal, una iniciativa británica de concienciación sobre el consumo de unos productos cuyo origen nos es demasiado ajeno.

mEATing

 

La carne animal, ya sea de pescado, ganado ovino, vacuno, porcino, aviar… constituye un producto de consumo habitual. Sin embargo, son muy pocas las personas que se cuestionan el origen del producto y la forma de obtenerlo.

John O´Shea es un artista británico cuya obra quiere hacernos reflexionar sobre nosotros mismos y nuestra relación con los animales. Mediante su proyecto Meat Licence Proposal, el artista propone que todos los consumidores que deseen adquirir productos cárnicos sean portadores de una licencia que garantice que han vivido experiencias prácticas y han aprobado un examen durante el que sacrificaron un animal. Según el artista, sacarse la licencia supondría un acto de reflexión sobre lo que conlleva el consumo de carne. “Si una persona no tiene problemas en comer productos cárnicos, tampoco debería tener problemas en sacrificar un animal”, afirma el artista.

La idea de O’Shea nació hace unos años cuando el artista se dio cuenta de la enorme contradicción que supone para los habitantes de un país como Gran Bretaña, conocido por su amor por los animales, ir al supermercado y comprar carne envasada en plástico sin hacer un acto de reflexión sobre el origen de ese producto envuelto en celofán. ¿Cómo volver a conectar ambos aspectos de la cultura? A O’Shea se le ocurrió que quizás la vía política fuera la más efectiva, por lo que empezó a trabajar en la creación de su Propuesta sobre el “Permiso de Comer Carne”. Tras tres años de investigación (tres años durante los que, según afirma el propio O’Shea, no consumió ningún producto cárnico), el año pasado presentaba su Permiso de Comer Carne en una exposición en La Haya. Para ello, John O’Shea se valió de una morcilla elaborada a base de sangre de animales vivos.

La propuesta de Meat Licence Proposal funcionaría de forma similar al proceso de control ITV de nuestro automóvil: las personas que poseen un Permiso de Comer Carne deberían acudir a un matadero cada cierto tiempo para renovar su licencia. Una agencia privada sería la encargada de supervisar los procesos y de llevar a cabo la burocracia necesaria.

Meat Licence

mEATing

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.