Sé sostenible cada día

Sé sostenible cada día

- in Noticias
1703
0

Be Everyday es una iniciativa personal de la islandesa Olof Soebech, doctorada en ecología humana y antigua investigadora de la Universidad Libre de Bruselas (VUB), residente en la capital belga y entregada a recoger experiencias de personas que buscan la sostenibilidad en su día a día. Lo llamativo de esta iniciativa es que la gente de su proyecto no son dogmáticos ecologistas, hippies trasnochados ni gurús de ningún estilo de vida: son gente normal y corriente que vive de forma sostenible, gente que se cansó de llevar una vida supeditada a la industria y carente de la mínima felicidad y quiso transformar su quehacer cotidiano para lograr ser más sostenible. Este proyecto narra las historias de diversos individuos que viven en ciudades europeas y han encontrado sus propias formas de llevar unas vidas sostenibles y con más sentido, gentes con las que la mayoría de nosotros podemos identificarnos y que pueden abrirnos los ojos e inspirarnos. “La mayoría de nosotros, que vivimos en los países ricos del planeta, sabemos muchas cosas sobre nuestra forma de vida: sabemos que nuestro medioambiente, el planeta y sus criaturas se encuentran en riesgo; sabemos que estamos llevando unas vidas insostenibles y que, si continuamos así, nos aguarda el desastre; sabemos que nuestro estilo de vida no nos hace más felices; sabemos que la industria nos está manipulando y creando falsas necesidades, y que no podemos comprar la felicidad; sabemos que podríamos cambiar nuestro comportamiento y formar parte de la solución para mejorar el medioambiente, nuestro bienestar y nuestra calidad de vida. Y, sin embargo, no hacemos nada. ¿Qué está ocurriendo? Así reflexiona Olof Soebech en la página de introducción a su proyecto, Be Everyday. Islandesa de nacimiento y residente en Bruselas, la joven investigadora quiso plantear una alternativa a la falta de compromiso político y por parte de las empresas a la hora de crear un mundo más sostenible y justo. Después de trabajar como investigadora sobre políticas de consumo responsable, se planteó la cuestión de por qué no estamos reaccionando. “Conocemos los problemas medioambientales, nos importan. Entonces, ¿Por qué no estamos actuando de forma más responsable desde el punto de vista ecológico y social? ¿Dónde están las soluciones?.

Estas reflexiones llevaron a Olof a crear su proyecto Be Everyday con la intención de desarrollar un espacio al que todos podríamos dirigirnos para encontrar inspiración y llevar una vida más sostenible. El proyecto se inició reuniendo las experiencias de ciudadanos residentes en Bruselas para expandir después su búsqueda a otras ciudades de Europa. Su página web, Be Everyday (Sé Todos los Días, en referencia a la sostenibilidad, que debe ser una forma de vida y no solamente un gesto casual de vez en cuando) es un viaje por las vidas, hogares, trabajos y acciones de personas que entienden la sostenibilidad como forma de vida y la integran en su cotidianeidad. “Me centro en la gente de la ciudad porque la vida en el campo es muy distinta: en el campo no tienes los mismos retos porque los alimentos y demás productos no tienen que importarse. Además, las ciudades están hechas para los coches, por lo que existen numerosas barreras estructurales”. Con el paso del tiempo, el proyecto ha ido encontrando colaboradores y ya ha entrevistado a más de 30 personas que llevan una vida sostenible. “En el futuro”, continúa Olof “me gustaría que Be Everyday fuera una plataforma interactiva. Quiero que la página sea un lugar abierto, donde poder participar y encontrarse con otra gente”. Olof Soebech es vegetariana, se mueve en bicicleta y la mayor parte de sus muebles y ropa provienen de un mercado de segunda mano.

Be everyday

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.