Salud medioambiental europea. Urge una armonización

Salud medioambiental europea. Urge una armonización

- in Noticias
1374
0

Hay que armonizar la observación y el control de la salud medioambiental en Europa. Es la conclusión alcanzada en el coloquio sobre la “biovigilancia” humana en Europa, organizado por el Instituto de atención sanitaria francés (InVS).

Esta reunión forma parte del plan europeo 2004-2010 cuyo objetivo es poner en marcha “un sistema de información integrado sobre el medioambiente y la salud”. En 2009 se pondrá en marcha un estudio piloto para probar la viabilidad de un enfoque común. En el caso de Francia, la biovigilancia humana es competencia del Instituto de observación sanitaria (InVS) quien dirige desde 2006 un estudio nacional de nutrición y salud (ENNS).

En este contexto se recogen informaciones sobre la exposición medioambiental a los metales pesados y a los pesticidas. Esto permite una vigilancia medioambiental integrada. El plan de acción europeo sobre el medioambiente y la salud define a la biovigilancia como “la vigilancia del hombre utilizando indicadores biológicos denominados “biomarcadores”, reveladores de exposiciones medioambientales, enfermedades y el estudio de las relaciones que existen entre ellos”. Los biomarcadores de exposición comprenden metales (mercurio, cadmio, plomo y sus residuos) cuya cantidad indica la importancia del contacto con estos contaminantes. Las alteraciones del ADN provocadas por un agente genotóxico forman parte de los biomarcadores de efecto.

Los países europeos afrontan problemas comunes debidos a contaminantes como el PCB (policlorobifenilo) contaminador de ríos; phalatos, presente en los juguetes, campos electromagnéticos, tabaquismo pasivo etc. Pero sus respuestas carecen de coordinación y los procedimientos difieren , lo que dificulta la comparación y la consiguiente búsqueda de soluciones. Los valores de referencia para determinar las cantidades tolerables y tomar medidas concretas son insuficientes. Alemania, Suecia y Bélgica (flandres) han tomado ventaja en la toma de medidas de vigilancia. La portavoz alemana de la Agencia Federal del Medioambiente presentó unos resultados inquietantes correspondientes a la primera fase de un estudio medioambiental que comenzó en 1985 sobre casi 2000 niños. “ En la casi totalidad de niños que viven en Alemania se detectan productos químicos persistentes que conllevan un toxicidad crónica” El nivel de exposición es inversamente proporcional al nivel económico de la familia del niño. Estos niveles se podrían reducir modificando comportamientos y reglamentación. Pese a algunas iniciativas de la Comisión europea sobre biovigilancia, como el proyecto Esbio, se han oído quejas de parlamentarios sobre la falta de una financiación suficiente para realizar tanto estudios como elaboración de reglamentos y otras medidas que parecen urgentes.

Fuente

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.