Salud, la necesidad de actuar ahora

Salud, la necesidad de actuar ahora

- in Noticias
1532
1

La Alianza europea por la Salud y el Medioambiente (HEAL) y la coalición internacional de hospitales y sistemas sanitarios «Health Care Without Harm» (HCWH) han publicado recientemente un informe que muestra los beneficios sanitarios que lograría una política medioambiental ambiciosa en Europa. Según el informe, si Europa adoptara el objetivo de reducir sus emisiones de gas de efecto invernadero un 30% hasta 2020 en lugar del actual 20%, la mejora de la calidad del aire permitiría un gran ahorro de gastos en salud pública. Según un reciente estudio llevado a cabo por las organizaciones internacionales HEAL y HCWH, denominado “Acting Now for Better Health”, la aplicación de una política climática ambiciosa lograría enormes beneficios para la salud derivados de la disminución de emisiones y de ciertos contaminantes atmosféricos tales como partículas finas, óxidos de nitrógeno y dióxidos de azufre asociados a la producción de energía.

Los médicos se han mostrado excesivamente tímidos al señalar los riesgos para la salud humana de un aumento en la atmósfera del gas de efecto invernadero. Este informe les ofrece la oportunidad de dar un paso adelante en el desarrollo de su actividad.

Según el informe, la mejora de la calidad del aire que respiramos propiciaría un descenso de las enfermedades respiratorias y del corazón y, por consiguiente, un descenso de la morbilidad y mortalidad relacionada con estas enfermedades en Europa. Asimismo, el presupuesto de salud pública de las naciones se vería aliviado de forma significativa. El informe calcula los resultados que se derivan de dos diferentes hipótesis: la primera, cuya reducción de un 30% de las emisiones se llevaría a cabo de forma “flexible”, tal y como plantea la Comisión Europea (es decir, aceptando una compensación económica de aquellos países que no lograran las reducciones pactadas). La segunda hipótesis considera una reducción más ambiciosa, con igualmente 30% menos de emisiones pero sin adoptar el sistema de compensaciones por contaminación. Según el estudio, es esta segunda hipótesis la que logra unos beneficios considerablemente superiores. Los beneficios que se conseguirían si se aplicara la política adecuada para lograr una reducción de un 30% de emisiones en Europa alcanzarían los 30,5 millardos de euros anuales hasta finales de 2020. En un comunicado del pasado mes de mayo, la Comisión Europea estimó los beneficios para la salud pública en 16,7 millardos. Estas cifras sólo tenían en cuenta las muertes asociadas a la exposición a contaminantes del aire.

La estimación del reciente estudio es mucho más extensa ya que tiene en cuenta tanto la morbilidad como la mortalidad. Los costes adicionales estimados en el estudio tienen en cuenta las bronquitis crónicas, las admisiones en los hospitales causadas por los problemas cardio vasculares y respiratorios, los días laborales perdidos por causa de la mala calidad del aire, las consultas médicas debidas al asma y problemas respiratorios y a los días de administración de medicamentos respiratorios tanto en adultos como en niños.

Ahorros sanitarios en los estados miembros Beneficios anuales hasta 2020 en millardos de euros: Los beneficios más importantes se registran en los 8 países de la siguiente lista. Sin embargo, otros países como Luxemburgo, Eslovaquia, la República Checa y Hungría obtendrían mayores beneficios por habitante: Alemania 8.1 Polonia 4 Francia 3,5 Italia3.4 Países Bajos1.1 Bélgica 0.9 España 0.9 Reino Unido 0.9 Otros países de la UE 7 Total (Todos los países de la UE) 30.5 millardos de euros.

Los ahorros en el gasto sanitario medidos en el estudio sólo representan una parte del total de los beneficios. Por ejemplo, estos cálculos no tienen en cuenta el impacto a más largo plazo del cambio climático sobre la salud causado por fenómenos tales como las olas de calor, las inundaciones, las sequías o incluso el descenso de la producción agrícola. Estos cálculos tampoco tienen en cuenta el conjunto de beneficios para la salud pública que supondría una política medioambiental dirigida a reducir el uso del automóvil particular y que fomentara más activamente el simple paseo o la bicicleta. Esta política mejoraría la condición física de la población y reduciría la incidencia de enfermedades cardiovasculares, diabetes, algunos tipos de cáncer y depresiones.

El problema desde el punto de vista de los enfermos.

Las enfermedades circulatorias y respiratorias son las de mayor incidencia entre los ciudadanos europeos. Aproximadamente 230.000 personas mueren prematuramente cada año debido a la exposición a la contaminación atmosférica. Los costes asociados alcanzan de un 1,5 a un 4% del P.I.B europeo.

Una acción medioambiental más ambiciosa implicaría una reducción de las emisiones de gas de efecto invernadero y un aire más saludable. Para los 30 millones de enfermos de asma en Europa, sería como una bocanada de aire fresco: un aire más saludable implica para estas personas menos días laborales perdidos y menos días que deben quedarse en su casa debido a los altos niveles de contaminación que les dificultan la respiración en el exterior. El informe cuantifica el número de días laborales perdidos anualmente que se podrían evitar si hasta 2020 la Unión Europea aumentara su objetivo de reducción de sus emisiones de 20% a 30%. La Unión Europea en su conjunto registraría 13 millones de días laborales menos perdidos por causa de enfermedad entre la población en edad de trabajar. Un aire puro es muy importante para las personas que sufren problemas respiratorios. Este informe lo relaciona con los retos medioambientales actuales y aporta pruebas de suma importancia que evidencian la necesidad de tomar medidas para disminuir las emisiones.

Ver informe completo

HEALNOHARM

About the author

1 Comment

  1. Cuando se habla de Europa, sobre el medio ambiente y la salud, los países nordicos se dan como ejemplo. Vivo en Suecia, y les puedo asegurar que no es verdad, ni el medio ambiente se cuida, y en cuanto a la salud en los últimos años al irse privatizando, deja mucho que desear. Lo mismo sucede con los medicamentos, gran parte de la población ya no tiene los seguros de antes. En cuanto a el medio ambiente doy un ejemplo de la ciudad donde vivo, Uppsala. El agua que consumimos tiene gran cantidad de uranio, no por contaminación, es natural. Lo que hace que muchas enfermedades no sean constatadas. Para poder hacer un análisis, se debe enviar pruebas de cabellos a los EE UU, por supuesto sin seguro alguno, page quien tiene dinero. Europa, está sacando las industrias contaminantes para llevarlas al tercer mundo. La salud, no tiene continentes, ni colores. No es un privilegio de pocos, el un derecho Universal

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.