Rumanía, los ejecutivos demandan más bicicletas

Rumanía, los ejecutivos demandan más bicicletas

- in Noticias
1420
0

Bucarest fue el reciente escenario de una concentración un tanto original: mujeres y hombres desfilaron por sus calles montados en bicicleta y vestidos con elegantes trajes y corbatas.

La manifestación “Business pe Bicicleta” (negocios en bicicleta) fue organizada por la Cámara de Comercio Internacional junior de la capital rumana. La manifestación perseguía dos objetivos: fomentar el uso de la bicicleta entre los ciudadanos y lanzar un mensaje a los poderes públicos sobre la necesidad de desarrollar infraestructuras que favorezcan este medio de transporte no contaminante en la capital. Las calles de Bucarest han registrado un fuerte incremento del tráfico motorizado en estos últimos años.

El presidente de la Cámara de Comercio Internacional junior de Bucarest insiste sobre la necesidad de cambiar la mentalidad: ”Los rumanos imaginan que circular en bicicleta es algo vergonzoso. Nosotros, mediante esta iniciativa, les mostramos que es posible acudir al trabajo en bicicleta y, al mismo tiempo, ser moderno”. La manifestación permitió reunir a una pequeña e incipiente comunidad de trabajadores del sector de los negocios con el fin de buscar soluciones que mejoren las infraestructuras y aumentar la popularidad de este medio de transporte. La iniciativa espera inspirar a las autoridades públicas mediante la adopción de medidas a favor de la bicicleta por parte del sector privado. La marcha, en la que participaron una centena de ciclistas, ha tenido una gran repercusión mediática no solamente en Rumanía, sino también en otros países europeos. El desfile forma parte de una serie de acciones cuya popularidad está aumentando y que tratan de difundir el mensaje de que la bicicleta es “chic”.

Fuente

Más información

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.