Rumanía grava la comida basura

Rumanía grava la comida basura

- in Noticias
1792
0

Rumanía es el primer país que aplicará un impuesto sobre la comida basura. A partir de 2010 entrará en vigor esta primicia mundial que gravará la comida rápida, los pasteles, las golosinas y las bebidas gasificadas y azucaradas mediante un impuesto. La nueva tasa se aplicará a las personas jurídicas que producen, importan o desarrollan productos malsanos con un elevado contenido en sal, azúcar, grasa u otros aditivos. El impuesto se hará efectivo a productos definidos como: – productos de comida rápida – la industria de dulces y golosinas – los snacks y las patatas fritas – las bebidas carbónicas, a excepción del agua y los zumos de frutas

El Ministro de salud Attila Czeke declaró el pasado día 5 de enero que introduciría una tasa sobre la comida rápida con el objetivo de contribuir a los programas de salud del país. De igual forma precisó que había solicitado a su equipo la preparación de los detalles de las modalidades exactas de este tipo de impuesto.

Además prometió que entablaría un diálogo abierto con productores y distribuidores afectados por este nuevo impuesto. La recaudación correspondiente se destinará a la financiación de programas de salud del país. Esta decisión surge a raíz de la constatación de un continuo aumento de casos de obesidad, diabetes, hipertensión y muertes prematuras.

Según muestra un documento del Ministerio de Salud rumano, la alimentación malsana contribuye al aumento de los fallecimientos y al gasto sanitario, compromete la calidad de vida y reduce la productividad y la esperanza de vida. En Estados Unidos se debatió durante años la imposición de una tasa similar, sin que al final llegara a implantarse. Fuente

About the author

0 Comments

  1. Pues me parece estupendo. Mucho han tardado.

  2. Una genial medida a ser emulada por los demás países.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.