Restaurantes de etiqueta verde en San Francisco

Restaurantes de etiqueta verde en San Francisco

- in Noticias
1419
0

Para ser merecedores de la etiqueta Thimmakka, los establecimientos limitan el derroche y se esmeran en el ahorro de energía y agua.

El “Thimmakka certified green restaurant” es el nombre de la asociación americana con base en San Francisco que se encarga de certificar establecimientos de restauración después de haberlos apoyado e informado para que adopten medidas y actitudes respetuosas con el medioambiente.

El objetivo es reducir el consumo de energía y ahorrar dinero. Esta etiqueta fue elaborada por Ritu Primlani, una joven diplomada de la Universidad de California de origen pakistaní. “En mis primeras intervenciones, trato de detectar cualquier derroche de agua o de electricidad por pequeño que sea y evaluo la producción de residuos y de CO2. Después propongo diferentes herramientas o métodos para reducir los gastos inútiles y dañinos para el medioambiente”. No es necesaria una revolución, basta con usar bombillas de bajo consumo, cambiar o reparar un grifo con fugas, no imprimir facturas sino enviarlas por internet, instalar un depósito para los residuos orgánicos que será recuperado después por los servicios municipales, etc. Para motivar a los restaurantes a conseguir la etiqueta verde, Ritu Primlani copió el modelo «Esco» (Energy Service Company). Un sistema poco desarrollado en Europa pero muy conocido en América que consiste en premiar los ahorros generados después de renovar las instalaciones y equipamientos.

Ritu Primlani, segura de su éxito, propone su servicio gratuitamente y después cobra, anualmente y durante dos o tres años, la mitad de los 2100 dólares que, de media, ahorra cada restaurante al aplicar sus consejos. Es muy positivo sobre todo para los pequeños establecimientos regentados por emigrantes. “Sabiendo que ellos no tienen ni tiempo ni dinero para dedicarlo a una certificación ecológica, no es fácil sensibilizarlos sobre estas cuestiones”, cuenta un representante de la agencia privada Food Service Technology Center, que desarrolla sus propios programas de eficacia energética. “Además, muchos no hablan bien inglés y tienen problemas para comprender los reglamentos en vigor”. El balance de Thimmakka es muy positivo. “Aparte de los ahorros económicos, hemos evitado entre 2003 y 2008 la producción de 9400 toneladas de residuos sólidos, 426 toneladas de CO2 y el derroche de 40,9 millones de litros de agua más 940530 kW/h de electricidad” , afirma Ritu Primlani. Estas cifras no son lo más importante para Dimitri Caudrelier, de la asociación «Shake Your Planet», que trabaja en el mismo sector. “<i”, afirma. La etiqueta Thimmakka la ostentan actualmente 120 establecimientos.

Fuente

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.