Resiliencia: ha llegado la hora de adaptarse

Resiliencia: ha llegado la hora de adaptarse

- in Ecoturismo
1338
0

El debate sobre si existe o no el cambio climático resulta hoy algo sin sentido.

El actual debate trata de cómo los ciudadanos y las ciudades vamos a adaptarnos a unos efectos que van a ir sucediendo con el tiempo y que afectarán irremediablemente a nuestras formas de vida y al entorno medioambiental de nuestras comunidades.

El término resiliencia describe la capacidad de una sociedad para sobrevivir a los impactos que recibe del exterior y adaptarse a ellos.

En junio de 2011 tuvo lugar en Bonn, Alemania, el segundo congreso anual Ciudades Resilientes. Este evento, que trata sobre las ciudades y su adaptación al cambio climático, fue creado en 2010 con el objetivo de ser la plataforma global definitiva donde intercambiar conocimientos, aprender, conectar con otra gente, debatir y hacer política sobre los enfoques y soluciones ante el cambio climático, así como sobre la construcción de resiliencia en el ámbito urbano.

El segundo congreso se centrará en los retos que nos presenta el cambio climático y continuará apoyando el impulso de la adaptación local y las estrategias de resiliencia en el mundo entero.

De esta forma, el congreso tratará los riesgos en el ámbito urbano, los métodos y las herramientas con que se cuenta para luchar contra ellos; las dimensiones socioeconómicas de la adaptación al cambio climático; las dimensiones institucionales de la adaptación al cambio climático; la estrategia, integración política y cómo implementarla con éxito; la adaptación urbana en la planificación y la práctica, experiencias y soluciones; los costes y financiación de la adaptación urbana al cambio climático; las tecnologías aplicadas para la adaptación de las comunidades y sus infraestructuras.

Más información

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.