Relación calidad-precio de los productos ecológicos chinos

Relación calidad-precio de los productos ecológicos chinos

- in Noticias
2038
0

La superficie de cultivo ecológico en China se ha multiplicado por 100 desde el año 2000. Los precios de los alimentos tanto ecológicos como convencionales que se producen en este país siguen aumentando debido a la gran demanda tanto nacional como por parte de los grandes distribuidores internacionales. ¿Cómo afectan estos cambios a la calidad de los alimentos provenientes de este país?

Udo Censkowsky, de la consultora Organic Services, explica el nacimiento de las relaciones internacionales entre China y Europa en el sector de los alimentos ecológicos: las primeras distribuidoras europeas que emprendieron su aventura en China a principios de los años 90 no solamente buscaban alimentos ecológicos más económicos, sino ciertos alimentos de producción ecológica, como son los cacahuetes, pipas de girasol y brotes de soja, que aún no existían en el mercado europeo.

En esa época se crearon asociaciones duraderas y fiables, en las que productores y exportadores europeos hoy en día siguen contando con los mismos proveedores. “Estas asociaciones internacionales funcionan muy bien. Ese no es el problema”, relata Heiko Grobecker, director de la oficina alemana de la importadora holandesa Tradin, refiriéndose a desconfianza de los consumidores hacia los productos provenientes de China. El boom de los productos ecológicos nació en China en 2001, cuando el presidente Jiang Zemin tomó la determinación de dar prioridad a la producción de materias primas y alimentos ecológicos para la exportación debido a las prometedoras ganancias que este mercado ofrecía.

Las oficinas locales de los organismos de control internacionales, encargadas de dar el visto bueno a los productos para su venta en Japón, EEUU y la Unión Europea, se apresuraron a certificar a todas las empresas exportadoras. “Durante un tiempo resultó demasiado sencillo obtener una certificación ecológica”, afirma Lutz Toennis, director de la distribuidora alemana de té Cha Dô. Las circunstancias han cambiado mucho desde entonces, “pero hay que seguir siendo cauto”, insiste. En los últimos años, el gobierno ha desarrollado una estructura de regulación mediante la creación de organismos de control, de unos estándares nacionales para los productos ecológicos y de un sello nacional. Aún así, “<i”, afirma Udo Censkowsky, de la asesoría Organic Services. En China faltan asesores locales que puedan dar consejos prácticos a aquellas empresas que estén llevando a cabo el proceso de conversión a la producción ecológica. Otro problema son las empresas que llegan a China simplemente para adquirir productos baratos y no disponen de tiempo para informarse sobre el mercado. Estas empresas no cuentan con contratos a largo plazo con sus proveedores, y suelen regirse por el precio más que por la calidad del producto. En los análisis posteriores suelen encontrarse restos de pesticidas en los productos adquiridos de esta manera. Sin embargo, como afirma Grobecker, los importadores que adquieren productos en China desde hace años conocen el mercado y saben que sus productos son de buena calidad. Toda empresa seria envía una muestra de cada pedido al laboratorio, independientemente de si la mercancía proviene de China o no.

Con respecto a la imagen del país, China tiene una gran tarea por delante: las noticias negativas que se han publicado en los últimos meses sobre los componentes de algunos de sus productos (plomo en los juguetes, veneno en la pasta de dientes, comida para perros mortal, leche en polvo contaminada, etc.) hacen prever que, de no mejorar su calidad, China perderá gran parte de su cuota de mercado. En la actualidad, los productores locales se están esforzando por cumplir con las exigencias de sus clientes y con los estándares internacionales. Por otro lado, debido a la creciente demanda nacional, tanto productos ecológicos como convencionales están registrando un aumento de precios en China.

El Gobierno ha prohibido la exportación de arroz y ha aumentado los precios del resto de cereales un 25%. También la mano de obra en China está experimentando un aumento de coste, a la vez que productores y trabajadores se conciencian de la importancia de la calidad del producto. Todos estos factores, junto con la fuerte moneda china, están acabando con los productos ecológicos baratos provenientes de China. Según Udo Censkowsky, la producción ecológica continuará creciendo, por lo que él seguirá con su ocupación de presentar el país y los posibles proveedores a las empresas interesadas.

Extracto del original

0 Comments

  1. interesantisimo articulo sobre un tema del que apenas se habla.

  2. consultora ecologica en la patagonia asesores

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.