Recursos naturales. escasez y altos precios

Recursos naturales. escasez y altos precios

- in Noticias
3882
0
Los recursos naturales aumentarán su precio debido a su escasez
Los hábitos de consumo actuales en las sociedades desarrolladas están agotando los recursos de materias primas básicas, cuyos costes no dejarán de aumentar en el futuro. Según el informe “Decoupling 2: Technologies, Opportunities and Policy Options “, elaborado por el Grupo Internacional de Expertos para el Medioambiente del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), estos datos muestran que los efectos negativos debidos al uso insostenible de recursos naturales ya se están haciendo notar. Un hecho que demuestra esta afirmación es el aumento de la volatilidad de los precios de los alimentos que entre el periodo de 2000 a 2012 fue de un 22,4%  mientras que de 1990 a 1999 registró un 7,7%.
Recursos escasos y ecosistemas degradados

El informe se apoya en los datos que revelaba un anterior estudio, que comparaba los hábitos de consumo actuales de las naciones desarrolladas con la cantidad de materias primas consumidas. Con una población creciente y el relativo aumento de la prosperidad en ciertas zonas, de no separarse el consumo del crecimiento económico la humanidad consumirá cada año 140.000 millones de toneladas de minerales, combustibles fósiles y biomasa hasta 2050. Estas cifras indican que el nivel de consumo es tres veces superior al de 2000, lo que supondrá acabar con todos los recursos disponibles y con los límites del planeta en términos de tolerancia al impacto de la extracción y el uso de los dichos recursos.

Aproximadamente el 60% de los servicios provenientes de los ecosistemas en los que se apoya la vida en la tierra se encuentran seriamente degradados (la demanda mundial de agua aumentará un 40%, lo que significa que en 20 años los recursos disponibles sólo podrán satisfacer el 60% de la dicha demanda). La escasez de ciertos metales básicos para la industria se hará notar en los próximos 50 años y afectará a un gran número de sectores.

La extracción y el uso de recursos naturales no han dejado de aumentar en todo el mundo. Esta explosión de la demanda, propiciada por el aumento de la población mundial y la mejora de las condiciones económicas de los hogares, es la causante directa de grandes daños medioambientales y del agotamiento de los recursos. Es urgente y obligatorio aumentar la eficacia energética mediante la puesta en marcha de tecnologías ya existentes y de políticas adecuadas que logren mejorar la productividad de los recursos y que permita ahorrar enormes cantidades de dinero a nivel mundial. El potencial de reducción de la demanda de energía mediante una mejora de la eficacia se sitúa entre un 50% y un 80% en la mayoría de sistemas de producción y de servicios colectivos. En sectores como la construcción, la hostelería, la industria y los transportes se pueden conseguir mejoras en el uso de agua y de la energía que van de un 60% a un 80%.

El Grupo Internacional de Expertos sobre la Gestión Sostenible de recursos se creó en 2007 con el objetivo de establecer valoraciones científicas independientes y coherentes en lo referente al uso de los recursos durante todo su ciclo de vida. Al aportar informaciones actuales y los mejores datos científicos disponibles, el Grupo contribuye a una mejor comprensión de las formas de disociar el desarrollo humano y el crecimiento económico de la degradación del medio ambiente.

Según Achim Steiner, director ejecutivo del PNUMA, «la mejora considerable de la productividad de los recursos constituye un elemento esencial de la transición hacia una economía verde que sacará a millones de personas de la pobreza y permitirá gestionar  los recursos naturales necesarios para el bienestar de 9.000 millones de personas hasta 2050. Para ello, es urgente revisar las actuales prácticas y apoyarse en una inversión masiva en la innovación tecnológica, financiera y social”.

Según Janez Potocnik, Comisario Europeo del Medio Ambiente, “el aumento del precio de las materias primas supone el fin de una era de recursos baratos y abundantes”.

El informe proporciona numerosos ejemplos que muestran que un uso más eficaz de los recursos es una herramienta para salir de la crisis. La mejora de la eficacia en el uso de recursos aportaría a las empresas muchas oportunidades en materia de innovación así como nuevas salidas comerciales para mantener su competitividad logrando beneficios sostenibles mientras se reducen los riesgos de degradación.

Entre los obstáculos con los que se encuentran las economías que buscan mejorar la eficiencia están las subvenciones, que incitan al consumo de recursos y al despilfarro, los impuestos que gravan el trabajo y no los recursos, los marcos reglamentarios que disuaden a los responsables de gestionar los recursos a largo plazo con la consiguiente tendencia a favorecer a las tecnologías existentes y por último,  los medios institucionales que consiguen dar una imagen de riesgo que desanima a las organizaciones de inversión a la hora de invertir en nuevas tecnologías. Facilitar el desacoplamiento entre el desarrollo y el consumo de recursos naturales implica la supresión de estos obstáculos así como la aplicación de unas condiciones que permitan grandes inversiones en la productividad de los recursos.

La hoja de ruta que marca el informe propugna un desvío de las tasas sobre el trabajo hacia las tasas sobre los recursos. Además, examina la supresión progresiva de las subvenciones en el caso que sean nocivas para el medio ambiente. El Grupo de Expertos sobre la gestión sostenible de los recursos recomienda que las iniciativas de este tipo se lleven a cabo en todos los sectores, permitiendo realizar una producción económica a partir de una cantidad inferior de recursos acompañada de una reducción de residuos y de costes.

Fuente

Informe Decoupling 2

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.