Recicla tu ropa, otra moda es posible

Recicla tu ropa, otra moda es posible

- in Permacultura
1823
1

“Recicla tus viejas ropas” es el nombre del proyecto belga que anima a trazar la historia de la ropa para comprender la globalización y recuperar las prendas antiguas para crear otras nuevas. Desde hace dos años el proyecto moviliza a los jóvenes de quince colegios francófonos.

Los pantalones vaqueros, un ejemplo ilustrativo de la globalización.

¿Constituye la industria textil un caso de estudio de la globalización? No cabe duda, y los pantalones vaqueros son una prueba contundente de ello. Este tipo de pantalón, que se viste en todo el mundo, está fabricado con algodón, un material natural que lamentablemente no siempre es ecológico.

El cultivo de algodón implica muchas veces una explotación de la mano de obra, que además sufre graves enfermedades relacionadas con el uso intensivo de productos químicos tales como insecticidas y pesticidas. Este cultivo es asimismo un gran consumidor de agua: se necesitan aproximadamente 5.263 litros de este escaso recurso para producir 1Kg de algodón. Presionadas por la globalización de la economía, las empresas generan una enorme competencia entre los países y la mano de obra que encuentran en ellos, beneficiándose de las mejores condiciones de compra y promoviendo unos costes de producción mínimos. Antes de llegar al mercado europeo, unos pantalones vaqueros realizan un largo viaje: en muchos casos, el algodón con el que se fabrican se cultiva en Kazajistán y se transforma en hilo en China; el tinte se aplica en Filipinas y se teje en Polonia. El tejido vuelve a viajar a Filipinas, donde se lleva a cabo el ensamblaje del pantalón. Una vez cosido, el pantalón viaja hasta Grecia, donde se lleva a cabo el proceso de lavado a la piedra para ablandarlo. El pantalón llega por fin a los mercados europeos, tras haber recorrido un total de 36.000 kilómetros.

El pasado 8 de mayo se celebraron una exposición y un desfile en la ciudad belga de Namur cuyo lema fue «Los otros fondos de la moda. El trabajo decente en todas las costuras»

El proyecto “Recicla tus viejas ropas” tiene como objetivo recuperar las viejas prendas de ropa para darles una segunda vida. Creado por los diseñadores belgas Martin Prevot y Aurelie Jomouton, el proyecto está financiado desde hace dos años por el Centro Nacional de Cooperación para el Desarrollo (CNCD-11.11.11) y forma parte de la campaña “Trabajo decente, Vida decente”, que reúne a varias ONGs y a tres sindicatos belgas. La campaña “Trabajo decente, Vida decente” se encarga de sensibilizar a los ciudadanos para denunciar las políticas de “desmantelamiento” nuestro modelo social. El proyecto “Recicla tus viejas ropas” proporciona información a los jóvenes para que se cuestionen la actual situación del mercado laboral en la economía global, y fomenta actividades creativas y pedagógicas mediante las que los alumnos aprenderán a transformar sus ropas, a redescubrir la importancia de las habilidades manuales y a valorar la reutilización de un valioso material que, de otra forma, acabaría abandonado (cada año, los ciudadanos tiran una media de 9 kilogramos de ropa a la basura).

Más información

About the author

1 Comment

  1. Muy bueno. Me ha sorprendido los 5.263 litros de agua para producir un kg de algodón, y los 36.000 km que recorren los pantalones vaqueros antes de llegar a la tienda. Asombroso el estilo de vida Insostenible que llevamos. Cuando era pequeño, ahora tengo 52 años; tenia solo dos pantalones. Uno para diario, y otro para los domingos, y las fiestas. Ahora, y a pesar de ser mil eurista, me puedo permitir tener 6, 8 10 pantalones. Pero eso ni me hace mejor, ni mejora mi bienestar.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.