¿Quién pagará la cuenta?

¿Quién pagará la cuenta?

- in Noticias
1638
0

“La cuenta” es una pequeña historia de tres amigos que se reúnen para beber una cerveza. Es un cortometraje alemán que pretende llamar la atención sobre el impacto ecológico del modo de vida occidental en vísperas de la cumbre de Copenhague.Para sensibilizar a la sociedad en cuestiones ecológicas, la ONG independiente alemana “Germanwatch” emite un cortometraje de impacto: “La Cuenta”. Dicho corto gira en torno a tres amigos que se reúnen para beber una cerveza y charlar de sus vacaciones. Uno de los tres es ecologista, sus ideas son vistas por sus amigos como trasnochadas y les hacen reír. Viene de pasar sus vacaciones en una granja ecológica en Rumanía, mientras que los otros dos estuvieron en Namibia y en sitios lejanos y exóticos. Luego, la camarera viene con la cuenta y suma el impacto medioambiental de cada uno de ellos en CO2. El mensaje del corto viene cuando la camarera pregunta: ¿Quién pagará la cuenta? El desenlace debe hacernos reflexionar. “Nos comprometemos en la vida política alemana con el objetivo de que la política de desarrollo relacionada con los países del sur sea más sostenible. Solamente logrando un aumento del grado de aceptación de la población hacia los cambios estructurales en el Norte, será posible abrir nuevas vías de desarrollo autónomo para el Sur. El norte no puede acaparar él sólo la riqueza y el bienestar material. Al contrario, es imprescindible una reorientación económica y ecológica en el Norte para que los habitantes del Sur puedan vivir en unas condiciones dignas del ser humano”, precisa Germanwatch.

 

 

Más información

Fuente

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.