¿Quién controla los alimentos en Europa?

¿Quién controla los alimentos en Europa?

- in Noticias
1958
1

La organización holandesa Corporate Europe Observatory (CEO), un grupo de investigación y divulgación sobre el acceso privilegiado y las influencias de las grandes multinacionales y sus grupos de presión sobre la política de la UE, acaba de publicar en colaboración con la organización británica Earth Open Source (EOS) un informe que pone en cuestión la independencia de la Agencia Europea para la Seguridad Alimentaria (EFSA) y desvela la influencia que la industria de la alimentación ejerce sobre sus decisiones. Conflictos en el menú Actualmente, los productos alimentarios contienen un gran número de sustancias que no se pueden detectar a simple vista: aditivos alimentarios tales como colorantes y edulcorantes, organismos genéticamente modificados (OGM) y residuos de pesticidas. Todas estas sustancias pueden suponer un impacto sobre la salud pública y el medioambiente. En la Comunidad Europea, la responsabilidad en materia de control de estos riesgos recae sobre la Agencia Europea de Seguridad de los Alimentos (EFSA). La EFSA tiene como tarea principal aportar a las instituciones europeas una opinión científica independiente sobre todas las cuestiones que supongan un impacto directo o indirecto sobre la seguridad alimentaria. Sin embargo, últimamente, la labor de la Agencia está siendo puesta en entredicho tanto por varias ONG, como por parlamentarios europeos, instituciones públicas y científicas y un cada vez mayor número de medios de comunicación. Estas críticas se dirigen especialmente a la forma de gestionar la seguridad de productos como los OGM y los pesticidas.

Conflicts on the menu.
“En 2012, la EFSA festeja su 10º aniversario bajo sospecha. La Agencia para la Seguridad de los Alimentos está siendo cada vez más señalada por sus dudosas prácticas en la gestión de algunas materias. El informe recientemente publicado por el Corporate Europe Observatory (CEO) y la Earth Open Source (EOS), titulado “Conflicts on the menu – A decade of industry influence at the European Food Safety Authority (EFSA)” (Conflictos en el menú: una década de influencia de la industria sobre la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria), muestra una preocupante realidad. Las empresas que desean comercializar nuevos productos alimentarios o nuevas sustancias en el seno de la Comunidad Europea deben solicitar la autorización y acatar los procedimientos definidos por la legislación europea. El análisis y evaluación de los riesgos que efectúa la EFSA es esencial para que un determinado producto salga o no al mercado. Como es de suponer, este semáforo que gestiona la EFSA hace que enormes intereses económicos queden frenados a la espera de que dé la luz verde. El mercado europeo está en manos de unas pocas multinacionales de la industria alimentaria para quienes resultan de vital importancia la forma en la que se analiza el producto, quién lo lleva a cabo y la valoración de las posteriores informaciones. Muchas veces, las decisiones sobre seguridad de nuestros alimentos tomadas por la EFSA no son refrendadas por un enfoque científico independiente, sino por datos e informaciones provenientes del medio industrial.Los grupos de expertos de la EFSA basan sus opiniones científicas sobre productos peligrosos como los pesticidas y los OGM en estudios financiados por la industria. A menudo se ha constatado que la EFSA ignoraba la investigación independiente argumentando razones científicamente injustificables y dando lugar a políticas para el control de pesticidas y OGM que beneficiaban a la industria en detrimento del interés público. En algunos casos, la agencia copió directamente sus fórmulas de fuentes de la industria. Muchos miembros de los grupos de expertos de la EFSA tienen relaciones estrechas con las empresas del sector de las biotecnologías, la alimentación y los pesticidas. Además, los grupos de presión de la industria alimentaria están presentes en el Consejo de Administración de la EFSA y miembros de estos mismos grupos y de la dirección de la agencia mantienen sistemáticamente relación con el ILSI (International Life Sciences Institute), grupo de presión financiado por las más grandes multinacionales del sector alimentario, de la química y del sector de la biotecnología. En 2011, la EFSA redefinió su política de independencia basada en los fundamentos científicos de sus decisiones. Sin embargo, a pesar de algunas mejoras, esta política fracasa a la hora de tener en cuenta los problemas de fondo que provocan las imposiciones de la industria en los trabajos científicos empleados por la EFSA y los conflictos de intereses. Tanto la EFSA como la Comisión Europea afirman que no es realista apartar a los expertos que colaboran con la industria, teniendo en cuenta que la Unión Europea y las políticas nacionales fomentan la colaboración entre lo público y lo privado en el nombre de la competitividad estimulada por la innovación. Sin embargo, los motivos bien podrían ser otros, teniendo en cuenta el importante número de expertos vinculados a la industria y que estos grupos no reciben remuneración alguna por su actividad en la EFSA. En 2012 se espera que se lleven a cabo en la EFSA importantes modificaciones que mostrarán si la Agencia Europea de la Seguridad de los Alimentos y las instituciones europeas tienen verdaderamente la intención de introducir los cambios radicales que son necesarios. Por ejemplo, se renovará la composición de ocho grupos de expertos y del comité científico. Actualmente se está llevando a cabo en la EFSA una inspección y la Comisión Europea comenzará el año con una revisión completa del reglamento original de la Agencia.”

Aprovechando la coyuntura, el informe de CEO y EOS explica cómo funciona la EFSA, cómo se producen los conflictos de interés y cómo influye la industria sobre el trabajo de la Agencia. CEO y EOS esperan, con este informe, desencadenar un debate sobre los cambios necesarios para el interés de la seguridad alimentaria, la salud pública y el medioambiente.

Conflictos en el menú

Earth Opensource

1 Comment

  1. deseo informacion

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.