¿Quién contamina más en Europa?

¿Quién contamina más en Europa?

- in Noticias
2161
0

La EIO, organización británica que lucha por conseguir una reducción drástica de las emisiones de gases de efecto invernadero por parte de las empresas multinacionales, acaba de publicar su listado “ET Europe 300 Carbon Ranking”, en el que clasifica a los más contaminantes e informa sobre la transparencia y la veracidad de los datos que estos aportan.

La organización británica Environmental Investment Organisation (EIO) acaba de publicar una lista de las 300 empresas más contaminantes de Europa. La EIO, organización independiente de investigación para lograr una reducción drástica de las emisiones de gases de efecto invernadero, ha diseñado esta clasificación para incitar a las empresas a hacer públicos y verificar los datos de sus emisiones con el objetivo de preparar el camino para reducirlas. Los datos, que la organización recaba a través de las propias compañías o por parte de terceros, son estudiados y clasificados correspondientemente para lograr un cuadro lo más transparente y veraz posible. Las empresas se clasifican así en cuatro categorías dependiendo de la calidad de las informaciones que presentan. En cuanto a la voluntad por parte de las empresas a la hora de aportar sus datos, cabe destacar el caso de España, que reúne el más alto porcentaje de empresas que hicieron públicas sus cifras. Después de España se sitúan Italia y Alemania. Francia es el país con peor porcentaje de empresas que aportaron abiertamente sus datos.

La EIO no se involucra con la ciencia, deja ese campo a quienes tienen los conocimientos y las competencias adecuadas. Sin embargo, la EIO sí tiene algo que aportar sobre el riesgo que estamos corriendo. Esta organización está convencida de que sería un acto de extrema irresponsabilidad ignorar los datos científicos sobre el cambio climático, por lo que actúa tal y como lo requiere una situación de enorme emergencia y gravedad como la que estamos viviendo.

Esta clasificación revela que el sector más contaminante en Europa es el de la energía. Con el 45,94% de las emisiones globales de CO2, el sector energético tendrá que realizar un enorme esfuerzo para reducir su índice de contaminación. En la segunda posición aparecen los fabricantes de materiales con un 22,15% y los productores de combustible con un 19,29%. En términos generales, la compañía que más contamina es la alemana E.ON, responsable del mayor volumen de carbón emitido (164,8 millones de toneladas en el año 2010).

La multinacional siderúrgica Arcelor-Mittal ocupa el segundo puesto, con 164 millones de toneladas. El tercer puesto es para la empresa energética alemana RWE, con 152 millones de toneladas de CO2 en 2010.

Materiales, bancos y combustibles.

Con un 22,15% del total de emisiones, los fabricantes de materiales representan el segundo sector más contaminante seguido por los productores de combustibles. La empresa más contaminante del sector es la francesa Holcim Ltd., fabricante de cemento, granulados y hormigón. La cementera francesa emite 80,2 millones de toneladas de CO2. Los productores de combustible son los terceros mayores contaminantes. La petrolera británica Shell lidera el sector, con 76 millones de toneladas de CO2. Por países, en Europa son las industrias alemanas las más contaminantes, seguidas de las francesas y británicas. Estas industrias, sin embargo, obtienen unos resultados más que aceptables a escala mundial. EIO contabiliza las emisiones directas de las empresas, así como aquellas debidas a su consumo energético pero, debido a la falta de normalización o reglamentos, no todos estos datos está validados. Las cifras resultantes son más bien indicativas.

Pese a que la mayoría de compañías publican sus informes sobre responsabilidad social corporativa, en lo referente a los informes sobre emisiones de gas de efecto invernadero se observa una importante falta de transparencia y claridad.

Según Sam Gill, director de operaciones de EIO, “invertir en la dirección adecuada para luchar contra el cambio climático es un aspecto esencial de una inversión a largo plazo. Con gobiernos incapaces de llegar a acuerdos sobre posibles soluciones y una realidad política paralizada, tenemos que explorar todas las opciones disponibles antes de que sea demasiado tarde. Necesitamos de forma urgente comenzar a considerar diferentes vías sobre las cuales podamos canalizar el enorme poder ejercido por el sistema financiero y usarlo para cambiar el comportamiento de las empresas y reducir las emisiones.

 

Más información y acceso al informe completo

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.