Quebec recicla sus frigoríficos

Quebec recicla sus frigoríficos

- in Permacultura
3010
0
Quebec inicia campaña de reciclado de frigoríficos

En Quebec, cada año más de 250.000 aparatos refrigeradores finalizan su ciclo de vida, lo que comporta un potencial de emisiones de más de 500.000 Tm equivalentes de CO2. Desde hace unos años, el proyecto Frigoresponsable se encarga de reciclar y destruir la totalidad de los componentes de los frigoríficos de tal forma que los gases de efecto invernadero que estos contienen no acaben siendo emitidos a la atmósfera. Creado por iniciativa de las organizaciones Recyclage ÉcoSolutions (RES) y Nature-Action Québec (NAQ), el programa Frigoresponsable recuperó el año pasado más de 10.800 toneladas equivalentes de CO2 que, de otra forma, habrían sido liberadas la atmósfera. En total el programa logró recuperar y reciclar de forma óptima 3.835 refrigeradores y congeladores, 1.405 climatizadores y 679 deshumificadores.

 Reciclar aparatos frigoríficos evita contaminar la tierra y el agua

En Canadá se siguen utilizando multitud de aparatos frigoríficos que fueron fabricados antes de 1995. Estos refrigeradores antiguos contienen clorofluorocarbono (CFC) y hidroclorofluorocarbono (HCFC), sustancias que dañan la capa de ozono y que son potentes gases de efecto invernadero. Estos gases han sido gradualmente prohibidos por las normativas de control de la contaminación. Sin embargo, a pesar de los avances al respecto, los nuevos aparatos que se fabrican ahora contienen hidrofluorocarbono (HFC), que no afecta a la capa de ozono pero continúa siendo un potente gas de efecto invernadero. En EEUU, Canadá y México ya existen campañas que pretenden que se limite su utilización.

La gran mayoría de los aparatos norteamericanos contienen halocarburos en el circuito de refrigeración y en su espuma aislante. Si estos gases no son capturados y destruidos, pueden provocar efectos graves sobre el calentamiento global (son entre 700 y 10.900 veces más potentes que los que causa el CO2). Además, ciertos congeladores construidos antes del año 2000 contienen de 1 a 1,5g de mercurio, una sustancia muy tóxica para la cadena alimentaria del ser humano.

Reciclar no es suficiente

Con todas estas sustancias, cuando desechamos un refrigerador este acabará emitiendo hasta 3,7 toneladas métricas en equivalente de CO2, es decir, la misma cantidad que un automóvil que recorra 17.500 km.
Un frigorífico está compuesto por multitud de materiales. Hoy en día, cuando hablamos de su reciclaje, nos referimos básicamente a la recuperación de los metales en detrimento de otros materiales peligrosos tales como gases, aceites, mercurio, etc. y de otros componentes que también podrían “descontaminarse” y reciclarse como son por ejemplo los plásticos y la espuma de poliuretano. Si bien algunos proveedores de electrodomésticos recuperan el gas del circuito refrigerante, son pocos los que se ocupan del tratamiento de los gases que contienen las espumas aislantes y demás componentes contaminantes. La empresa Recyclage ÉcoSolutions inc., con quien trabaja el proyecto Frigoresponsable, se encarga de reciclar el 96% de los componentes de los aparatos y destruye el 99% de los halocarburos que estos contienen.

Impactos sobre el medio ambiente y la salud

Los gases de efecto invernadero impiden la evacuación del calor de la tierra y dañan la capa de ozono, que actúa como un filtro de los rayos solares. Los gases de efecto invernadero y el deterioro de la capa de ozono son pues dos factores importantes que contribuyen al calentamiento global.
El cambio climático supone un peligro para la salud, provoca eventos meteorológicos extremos tales como inundaciones, sequías, incendios, etc., hace que aumente el nivel del mar, que disminuya el rendimiento agrícola, que disminuya la cantidad del fitoplancton que compone la alimentación de numerosos peces y modifica los hábitats de la fauna, entre otros muchos efectos nocivos para el ser humano y el planeta.

El programa de recuperación Frigoresponsable es el único que utiliza una tecnología que permite reciclar hasta el 96% los componentes de los aparatos refrigeradores. El proyecto utiliza el único procedimiento que captura y destruye el 99,99% de los halocarburos de los aparatos, incluida la espuma de poliuretano, un material aislante muy utilizado que contiene hasta cuatro veces más gas que el circuito refrigerante.
La campaña anima a los ciudadanos a informarse sobre los métodos de reciclaje de su municipio, de su proveedor de electrodomésticos y de su agente de reciclaje y anima a individuos, organizaciones y empresas a asegurarse de que confía la gestión de los halocarburos y otros materiales peligrosos de los aparatos refrigeradores a un agente de reciclaje Frigoresponsable.

El proyecto no podría ser posible sin la implicación de los responsables políticos gubernamentales y locales así como de la colaboración de entidades privadas y ciudadanos. El programa está financiado por el Fondo de Acción Québéquois por el Desarrollo Sostenible y su entidad asociada, el Gobierno de Québec mediante su programa Action-Climat.

Fuente

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.