¿Qué es la Permacultura? VII. Reparto justo de recursos.

¿Qué es la Permacultura? VII. Reparto justo de recursos.

- in Permacultura
3003
0
Para lograr un planeta sostenible cada pueblo tiene que conservar su soberanía alimentaria

El tercer apartado de la ética en permacultura trata sobre el reparto justo de los recursos que nos ofrece la tierra.

Se podría resumir con la siguiente pregunta : ¿qué cantidad de los recursos que nos ofrece la tierra podemos consumir cada uno de nosotros para mantener el planeta en un estado sostenible y garantizar el mismo tiempo una vida digna y de calidad a sus pobladores?

Cada uno de nosotros generamos un impacto ecológico que varía en función del estilo de vida y hábitos que adoptamos, en definitiva, de la cantidad de recursos que utilizamos para mantener nuestro estilo de vida. El impacto ecológico global es pues la suma o la relación que existe entre el tamaño de la población, el nivel de consumo de la misma y la eficacia de la tecnología utilizada para conseguir el abastecimiento que mantiene el nivel de consumo.

Repartir justamente todo lo que nos ofrece la tierra
En Permacultura, la tierra es igual de importante que las personas
El norte rico y el pobre sur.

La diferencia entre el consumo de energía y materiales de un ciudadano del norte industrializado y uno del sur nos sirve de referencia para apreciar la desigualdad e injusticia existente entre el norte y el sur del planeta:

  • Un ciudadano del norte industrializado consume entre 10 y 35 veces más energía que uno del sur.
  • Un ciudadano estadounidense consume 100 veces más petróleo que un ciudadano de Bangladesh.
  • El conjunto de países industrializados, el 20% de la población mundial, tiene una huella ecológica más grande que la capacidad de todo el planeta.

En muchas regiones del sur del planeta, sus habitantes lograban sobrevivir gracias a una economía de subsistencia y a una agricultura local. Pero la llegada de la economía global basada en los márgenes económicos de inversores privados, fue poco a poco deteriorando unas prácticas basadas en la confianza y en el intercambio de bienes y saberes.

Este deterioro propició que muchos productos básicos comenzaran a venir de fuera y a precios asequibles, haciendo cada día más difícil la subsistencia de los agricultores locales y creando una economía basada en el dinero. La zona perdía soberanía alimentaria y sus habitantes calidad de vida. La huella ecológica aumentó considerablemente.

El transporte de alimentos supone un impacto medioambiental de enormes proporciones y contribuye de forma letal al cambio climático.

 

Hay gran diferencia entre el consumo del norte y el sur del planeta

 

Para crear una sociedad sostenible es necesario volver a conectar a la gente con los recursos locales, volver a una economía de bajo impacto que logre recuperar la soberanía alimentaria de cada región.

 

La eficiencia tecnológica es muy importante y muchos expertos creen que actualmente existen avances técnicos suficientes que lograrían reducir la energía necesaria para fabricar una unidad de materia consumida en un cuarto, es decir, cuatro veces menos energía para fabricar lo mismo.

El problema aparece cuando este ahorro, que se conoce como crecimiento económico, se utiliza para para aumentar el consumo de energía y materiales.

 

En permacultura se aprenden técnicas y se usan tecnologías, pero es necesario saber que estas tecnologías carecerían de valor si cada uno de nosotros no tomara la responsabilidad de reducir su consumo personal, tanto de energía como de materiales.

 

Es importante no sentirse culpable por llevar un estilo de vida y adoptar ciertos hábitos.

 

Cuando uno desea llevar a cabo un cambio en su modo de vida, debe saber que el deseo positivo de lograrlo, alcanza un punto en el que el placer de haberlo intentado supera al desasosiego de haber abandonado un viejo hábito.

El reparto justo de los que nos ofrece la tierra clave de la permacultura

No se trata de imponerse una penitencia, sino de iniciar un proceso de liberación.

Para un ciudadano habituado a vivir en una sociedad opulenta, el reparto justo de recursos y la equidad puede suponer un reto enorme. En estos casos se debe entender que se trata de límites, que vivimos en un planeta finito que impone unos límites a nuestro apetito físico.

 

Aceptar nuestros límites, en lugar de crearnos preocupación debería liberarnos. Aceptando nuestros límites podríamos relajarnos y concentrarnos en aquellas cosas que hacen de la vida algo que vale la pena : sus aspectos espirituales, artísticos, emocionales y sociales.

 

¿Qué es la permacultura? I

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.