ProSpecieRara, defendiendo la biodiversidad

ProSpecieRara, defendiendo la biodiversidad

- in Noticias
1655
0

En algunos lugares existen los bancos de semillas, una especie de arca de Noé donde se conserva una cantidad limitada de semillas de cada especie. Lamentablemente, el coste energético que conlleva el mantenimiento de las semillas es elevado, así como el riesgo de que, una vez se necesiten, ya no estén vivas.

La biodiversidad está en peligro. No solamente las especies salvajes, sino también los animales domésticos y las plantas de cultivo están desapareciendo. Las diversas especies que se seleccionaron con cariño a lo largo de los siglos y que estaban perfectamente adaptadas a las características climáticas locales se están viendo diezmadas por culpa de la política agraria del último siglo, que ha centrado sus objetivos exclusivamente en la consecución de beneficios.

Las aves de corral, criadas de forma industrial en batería, deben crecer rápidamente para llegar cuanto antes al matadero; las gallinas deben poner la mayor cantidad de huevos posible, ser productivas y sencillas de mantener; las zanahorias deben crecer de forma recta, tener la misma longitud y un color naranja estandarizado.

Las máquinas de cosecha, lavado y envasado así lo desean. ¿Y los consumidores?

Los más mayores se quejan de que ya no encuentran su variedad favorita en el mercado. Las frutas y verduras que están hoy en día a la venta apenas saben a nada y no se diferencian unas de otras. Estos hechos hacen que se valore de forma especial la labor de ciertas organizaciones cuyo trabajo se centra en la recuperación y conservación de especies hoy denominadas “raras” y que antaño formaban parte de la cotidianeidad de la agricultura y la ganadería comerciales. Tal es el caso de la organización suiza «ProSpecieRara». Esta fundación suiza sin ánimo de lucro, que fue fundada en 1982,se encarga de salvar de la extinción a los animales de granja y las plantas de cultivo locales, así como de rescatar y proteger la diversidad de las mismas. Para ello, la fundación organiza proyectos educativos cuya finalidad es transmitir el valor cultural de las especies locales. Asimismo, ProSpecieRara cuenta con una cadena de comercialización de semillas y animales de cría para el ciudadano interesado en el mantenimiento de las especies locales apadrinadas por la fundación.

La fundación helvética, que trabaja mano a mano con el gobierno del país, está llevando a cabo una importante tarea de soporte a la seguridad alimentaria mediante la conservación de animales y plantas que están perfectamente adaptadas a las condiciones climáticas locales. Las 26 razas de animales domésticos, 900 plantas de cultivo, 450 frutos salvajes y 1.800 tipos de fruta que se encuentran bajo la protección de la organización quedan designadas como “ProSpecieRara”, lo que implica que se trata de especies pertenecientes al patrimonio cultural del país que se han ido perdiendo y que hoy requieren de una protección especial para no desaparecer completamente. Las semillas de ProSpecieRara se encuentran a la venta en una de las cadenas de supermercados más importante del país, que participa en la financiación del proyecto. Es esta una sencilla forma de acercar la conservación a los ciudadanos, que pueden colaborar plantando flores en peligro en su jardín particular. Asimismo, la organización cuenta con una tienda online para la venta de semillas, alimentos, animales de cría, publicaciones especializadas, etc. Su página web cuenta también con un mapa de suiza localizador donde se señalan todos los lugares, tanto de cría particular como organismos públicos donde se pueden encontrar animales catalogados como ProSpecieRara, protegidos por la organización.

ProSpecieRara

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.