Preparando una vida sin petróleo

Preparando una vida sin petróleo

- in Noticias
1765
0
Es necesario ir preparando una forma de vida con menos petróleo
Post Peak Living es un portal informativo sobre el peak oil, el denominado cénit del petróleo. Esta interesante web ofrece amplia información sobre el fenómeno del peak oil y la forma en que ya está afectando a nuestra economía y aporta soluciones y cursos online para aprender a vivir en un futuro diferente, en el que nos veremos obligados a reducir de forma drástica nuestro consumo energético.

André Angelantoni es el fundador y presidente de Post Peak Living. Anteriormente era director de una empresa del sector de la economía verde hasta que, en 2007, descubrió el peak oil. Desde entonces no ha dejado de prepararse personalmente para el futuro. André Angelantoni imparte conferencias informando sobre el fenómeno del cénit del petróleo a individuos y colectivos, particulares y políticos interesados en la materia. En su portal Post Peak Living el usuario podrá encontrar información sencilla y accesible sobre lo que significa el Peak Oil, la forma en que ya está afectando a nuestra economía, cómo afectará a nuestras vidas y las estrategias para adaptarnos a una nueva realidad.

Según André Angelantoni, la producción de petróleo ya ha alcanzado su cénit. Las condiciones técnicas en las explotaciones petrolíferas ya no bastan para extraer la cantidad de petróleo que consumimos y la puesta en marcha de nuevas explotaciones no es lo suficientemente rápida para cubrir esta demanda. Como consecuencia directa de ello, el petróleo necesario para abastecer una economía absolutamente dependiente de él nos resulta demasiado caro y está frenando la inversión en las medidas alternativas capaces de sacarnos de la actual recesión. Esto es el cénit del petróleo: la cantidad máxima de petróleo que el mundo puede producir en un momento determinado. Las consecuencias de haber alcanzado el cénit del petróleo sin haber invertido en soluciones alternativas son el aumento de los precios y la escasez de combustible.

El peak oil, o cénit del petróleo, es el equivalente a tener 100 millones de dólares en una cuenta de banco de la que solamente se pueden sacar 100 dólares mensuales. ¿Qué cifra es más importante? ¿Los cien millones, o los cien dólares mensuales?

Basándose en los datos de la agencia internacional de la energía, que afirman que ya es imposible detener el declive de la producción de petróleo en el mundo, la página explica que países como EEUU, Rusia, Noruega y México ya han sobrepasado su cénit de producción de petróleo. Cuando un número determinado de países alcancen su cénit se habrá llegado a lo que se denomina el pico de Hubbert, llamado así por el geólogo que advirtió de este problema ya en 1956. Según afirma André Angelantoni, de los 85 países productores de petróleo en el mundo, 64 ya han sobrepasado su pico. El cénit del petróleo no implica que se acabe esta fuente de energía, sino que no se puede sacar al mercado de forma barata y rápida. Este es el caso de los recursos petrolíferos que se empiezan a explotar en la actualidad, tales como la extracción mar adentro o las arenas bituminosas, ambas técnicas muy costosas tanto desde el punto de vista económico como medioambiental.

 

El precio del petróleo depende de la rapidez con que este alcanza el mercado: si no llega al mercado de forma rápida, su precio aumenta. Esto es lo que ocurrió durante los años 2007 y 2008: el alto precio del petróleo impidió que tanto empresas como particulares pudieran invertir en fuentes alternativas de energía. A largo plazo, esta situación provocó la recesión que se vivió en el mundo entero en 2008. Del mismo modo, este es el motivo por el que la transición a otras formas de producción de energía se ve constantemente frenada: la inversión, que según los expertos debería haberse realizado hace décadas, se encuentra supeditada a la volatilidad de los precios del petróleo.

Según Post Peak Living, es imposible que la tecnología ofrezca todas las soluciones necesarias a corto plazo, a precios competitivos y en cantidades suficientes para cubrir la demanda. Hoy en día, un tercio de la energía primaria que se utiliza en el mundo proviene del petróleo, por apenas un 1% de fuentes renovables. Según un estudio, para lograr sustituir este petróleo por otro tipo de energías, requeriríamos la construcción de 104 plantas de carbón, ó 4 presas de las Tres Gargantas ó 52 plantas nucleares ó 91 millones de placas solares ó 32.850 turbinas eólicas cada año. Debido a que el cénit del petróleo también implica el cénit del crédito, es imposible que la economía sea capaz de enfrentarse de forma efectiva a este fenómeno.

El balance actual de consumo y extracción es de 4 a 1: por cada cuatro barriles de petróleo que consumimos, solamente extraemos uno. Esta es la causa de los elevados precios del barril, que no van a bajar, sino que seguirán subiendo en función del estado de la economía mundial.

El portal Post Peak Living presenta una serie de vídeos en los que explica el peak oil y sus consecuencias sobre nuestra forma de vida. El usuario podrá apuntarse a los cursos online que ofrece la página, pero también informarse de forma gratuita sobre lo que es el cénit del petróleo, sobre la forma en que afectará nuestras vidas y las soluciones que podemos adoptar al respecto. Urge prepararse para enfrentarse a futuros escenarios. Ya no podemos evitar las consecuencias de no haber iniciado una transición al uso de las energías alternativas de forma paulatina y vamos a tener que acostumbrarnos a reducir nuestro consumo energético de forma drástica. Miles de personas en el mundo entero ya han asumido este hecho y se están preparando para vivir una vida de menor impacto. Existen diferentes formas de llevar a cabo esta transición y el portal Post Peak Living pretende aportar soluciones “blandas” para la época que nos va a tocar vivir.

Más información

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.