¿Por qué quebró McDonalds en Bolivia?

¿Por qué quebró McDonalds en Bolivia?

- in Permacultura
2445
0

En el año 2002, a falta de una clientela sólida, el gigante de la comida rápida abandonaba para siempre Bolivia. Las franquicias de la multinacional no habían aguantado más que cinco años en el país andino, un hecho que el documental “¿Por qué quebró McDonalds?”, que vio la luz en noviembre de 2011, atribuía al orgullo del pueblo por sus tradiciones culinarias. El diario Géopolis, de France TV, narraba en un artículo la marcha del gigante de las hamburguesas del país y opinaba que esta se debía a factores económicos. “Es fácil atribuirlo a la economía”, opinaba Fernando Martínez, director del documental, en una entrevista para BBC Mundo, “pero detrás de ella están las personas, la sociología y los aspectos culturales”. Su largometraje pone de manifiesto el conflicto entre la identidad y la globalización, propone un colorido viaje por la cultura gastronómica del país y denuncia la complicidad entre las grandes multinacionales y los medios de comunicación. Por qué quebró McDonalds Las empanadas de maíz contra las hamburguesas imperialistas. Este es el hilo conductor de un documental estrenado en Bolivia en 2011 que narra la retirada del país por parte de la multinacional en el año 2002. Según el documental, McDonalds no pudo sobrevivir en un país en el que la cultura local está considerada como un tesoro nacional, a pesar de los esfuerzos de la empresa por “bolivianizar” la comida rápida poniendo música tradicional en sus locales y añadiendo las salsas típicas de la gastronomía andina a sus sándwiches. Según afirma el documental, los bolivianos son demasiado orgullosos para someter sus papilas gustativas al imperialismo americano.

A pesar de que algunos medios han intentado atribuir la retirada de la cadena a la política antiamericana del presidente Evo Morales, lo cierto es que en el momento en que se produjo el cierre de los locales y el abandono del país por parte de McDonalds, en el año 2002, Morales aún no había sido elegido presidente (las elecciones que le otorgaron la presidencia por primera vez tuvieron lugar a finales del año 2005). Más bien habría que buscar las respuestas en el terreno económico: los productos de la multinacional resultaban demasiado caros para una población que tiene problemas para llegar a fin de mes. Un menú completo en cualquier restaurante del país cuesta un tercio del precio de un menú de la cadena norteamericana. Este es el escenario que se repite en aquellos países en los que McDonalds no se ha implantado o ha fracasado. El mismo año en que la empresa abandonaba Bolivia la multinacional se veía obligada a cerrar otras 175 franquicias en diez países diferentes. Algunos de los países en los que Ronald McDonald brilla por su ausencia se encuentran en el África subsahariana y en las antiguas repúblicas soviéticas de Asia Central (Kazakstán, Kirguistán, Tayikistán, Turkmenistán y Uzbekistán). Para los habitantes de estos países, una hamburguesa sería todo un lujo. En otros países como Corea del Norte o Irán la comida rápida, símbolo del poder de EEUU, no es bienvenida.

Fuente

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.