A pie por la ciudad

A pie por la ciudad

- in Permacultura
1696
0

El tráfico motorizado, especialmente en el centro de las ciudades, es uno de los mayores problemas de salud pública actuales. La contaminación procedente de los tubos de escape de los automóviles, el ruido y el estrés que provocan los atascos generan enormes pérdidas económicas derivadas de los tratamientos médicos y las bajas laborales. El espacio de la ciudad debe privilegiar en primer lugar al ciudadano, al peatón, a las personas que se desplazan a pie por sus calles y plazas. Sin embargo, un urbanismo claramente al servicio del automóvil ha convertido muchas ciudades en verdaderas trampas para el viandante. Recuperar el espacio público para el ciudadano es uno de los retos que toda ciudad que pretenda mejorar su calidad de vida debe superar. El bienestar del ciudadano pasa por habilitar espacios libres de tráfico y ruidos, por ordenar de forma adecuada el urbanismo y limpiar el aire que se respira en la calle.

La mayoría de desplazamientos realizados con automóvil particular recorren trayectos iguales o inferiores a un kilómetro. Estos trayectos podrían ser realizados perfectamente a pie o en bicicleta. El ahorro de emisiones de CO2 que resultaría de este cambio de hábitos sería enorme. Las ciudades del futuro deberían garantizar a sus habitantes la posibilidad de recorrer prácticamente todos los trayectos dentro de sus centros urbanos a pie. Para que el ciudadano pueda caminar por las calles de una ciudad no se necesita realizar ninguna inversión económica de envergadura. En muchas ocasiones, el peatón desiste de realizar un trayecto a pie al desconocer el tiempo que necesita invertir para llegar a su destino.

La velocidad media de un peatón en una ciudad es de 5 kilómetros por hora. Por consiguiente, un desplazamiento de un kilómetro se realizaría en 12 minutos aproximadamente. En muchas ciudades un peatón llegaría a su destino antes que un automóvil.

Con estos datos en la mano, la ciudad francesa de Béziers ha creado recientemente su “Mapa de distancias para peatones”. Este mapa indicará el tiempo necesario para desplazarse a pie entre los puntos más característicos de la ciudad, de esta forma, el peatón puede calcular de forma precisa el tiempo que se necesita para llegar de un punto a otro. La idea de este proyecto es materializar visualmente la posibilidad de efectuar desplazamientos a pie e incitar al peatón a realizarlos.
a pie por la ciudad
Estrasburgo está preparando un mapa similar dentro de su “Plan Peatón” y Ginebra (Suiza) ya tiene uno desde hace años. La ciudad belga de Lieja también facilita a sus ciudadanos y turistas un mapa indicador de tiempos para peatones.

Béziers ha imprimido 10.000 ejemplares de este mapa documento destinados a colegios y a los lugares más frecuentados de la ciudad.Como complemento para fomentar la marcha a pide por su centro, Béziers prevé instalar paneles indicativos especiales para peatones a lo largo de los trayectos. Estos paneles informarán del tiempo que se necesita para ir a pie a ciertos lugares de la ciudad mediterránea.

Fuente

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.