Perros contra la ansiedad

Perros contra la ansiedad

- in Noticias
1568
1

Los perros guía no solamente son importantes para las personas invidentes. Estos animales, seleccionados y formados para servir de guía a sus amos, pueden ser muy útiles a la sociedad mediante un servicio muy especial, ya que con su presencia reducen el estrés de los niños autistas.

Según recientes investigaciones, la presencia de perros provoca un efecto benéfico sobre la sociabilidad de los niños con problemas de autismo y les ayuda en el aprendizaje de las emociones y en el reconocimiento de las necesidades de los demás.

Un equipo de investigadores del departamento de psiquiatría de la Universidad de Montreal, en Canadá, dirigidos por Sonia Lupien, directora del centro canadiense de estudios sobre el estrés humano del Hospital Louis H de Lafontaine, acaba de realizar una observación fisiológica sobre la influencia de los perros de compañía en el nivel de estrés de los niños autistas. Durante la prueba se midieron las tasas de cortisol, una de las hormonas del estrés. Esta hormona, al contrario que la adrenalina, que provoca una aceleración del ritmo cardiaco, no posee un efecto perceptible. Sin embargo, llega rápidamente al cerebro, especialmente a las zonas relacionadas con el aprendizaje, a la memoria y a las emociones. Debido a que el estrés es causado por una falta de control ante situaciones imprevistas y novedosas, los niños autistas son extremadamente sensibles a este efecto. Una de las funciones del cortisol es suministrar energía al cerebro y a los músculos. La secreción de esta hormona aumenta en situaciones de estrés, pero nuestro organismo la produce normalmente en consonancia con nuestro ritmo cardiaco, alcanzando su pico cuando nos levantamos por las mañanas para disminuir de forma drástica a mitad de la noche. Esta hormona, que se detecta de forma sencilla a través de la saliva, es el marcador ideal para estudiar los niveles de estrés en los niños autistas, quienes no se someten fácilmente a exámenes médicos.

El estudio puso un perro a disposición de cada una de las 42 familias que aceptaron participar en el proyecto. Dos semanas antes de que el perro fuera entregado a las familias se realizó un control de cortisol en la saliva de los niños, que se repitió de forma semanal durante las cuatro semanas de duración del estudio. Aunque el efecto variaba según los niños, el estudio demostró en su conjunto una significativa disminución de los índices de cortisol en las mañanas. Este índice, que se obtuvo comparando las concentraciones de cortisol en saliva nada más despertarse con las concentraciones durante el pico matinal, llegó a ser de sólo 10%. Cuando, una vez finalizado el experimento, los perros llevaban dos semanas fuera de los hogares, el índice de cortisol había aumentado hasta alcanzar 58%.

Según la directora del proyecto, que atribuye estos resultados a una simbiosis entre el niño y el animal, “El perro ha ejercido una influencia muy evidente sobre el estrés. Nunca había visto nada parecido en mi vida”. También los padres observaron una mejora en el comportamiento de los niños. Una de las madres, que se quejaba de que no podía salir a pasear con su niño, pudo pasear varias veces durante la estancia del perro en su hogar. A las familias participantes se les ofreció la posibilidad de quedarse con el perro una vez finalizado el experimento y prácticamente todas aceptaron, por lo que hoy en día cuentan con un nuevo miembro en la familia. Según un psicólogo que colaboró en la investigación,“Este estudio nos ha llevado a crear un nuevo programa destinado a los niños que sufren un trastorno generalizado del desarrollo”.

Más información (en francés)

About the author

1 Comment

  1. Ilustró mucho esta información par proyectos futuros sobre pedagogía a través de perros

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.