Pastoreo urbano: biodiversidad, medio ambiente

Pastoreo urbano: biodiversidad, medio ambiente

- in Permacultura
2706
0
El pastoreo urbano es una solución limpia y sostenible

Cada año un mayor número de personas llega a las ciudades. La vida en el ámbito rural es muy complicada en muchas zonas del planeta y esta dificultad contribuye al aumento del número de habitantes en las grandes metrópolis. Ante el reto que supone el cambio climático, la ciudad tiene un enorme potencial para convertirse en freno de sus efectos y en solución sostenible para lograr una forma de vida autosuficiente.

Los circuitos de proximidad están en auge en todo el mundo, muchos ciudadanos que habitan grandes ciudades se alimentan con productos cultivados en los alrededores; cada vez existen más jardines compartidos en los que se comienzan a cultivar alimentos, la agricultura urbana es una realidad que crece sin cesar.

En este orden de cosas, el pastoreo urbano será poco a poco algo común en los parques y jardines de muchas ciudades debido a su bajo impacto medioambiental y a su bajo coste económico y a otras muchas razones que hacen de esta actividad una opción de futuro.

El pastoreo urbano consiste en que el mantenimiento de los espacios verdes urbanos sea realizado por cabras, ovejas, caballos e incluso ganado vacuno. Esta práctica se puede integrar en un modelo diferente de gestión de los espacios verdes en las ciudades que pretenda conciliar dicho mantenimiento con el respeto medioambiental, con los medios humanos y materiales y, de esta forma, aumentar la calidad de vida del ciudadano.

El uso de animales para el mantenimiento de la hierba era una práctica común antes del final de la segunda guerra mundial. A partir de ese momento los parques y jardines se vieron invadidos por productos químicos y por maquinaria funcionando a base combustibles fósiles. Hoy en día, gracias a una mayor conciencia medioambiental por parte de la sociedad, van surgiendo ideas innovadoras enfocadas a lograr la sostenibilidad en muchos sectores económicos. Muchos modelos productivos se deberán revisar para adaptarlos a una nueva realidad en la que el respeto por el medio ambiente y el bienestar ciudadano se antepongan al beneficio económico por encima de todo.

La vuelta de los animales al espacio público responde a la búsqueda de alternativas a la química sintética para tratar jardines, parques y todo tipo de superficies verdes, especialmente en las ciudades, donde el impacto de las moléculas químicas sobre la salud es mucho más dañino ya que existen muchas más personas expuestas. Muchas ciudades y municipios ya han puesto en marcha pruebas experimentales con animales en tareas como la recogida de basuras y el mantenimiento de espacios verdes públicos. Francia, a través de su nueva Ministra de la Ecología, ya ha expuesto su intención de que, a partir de 2020, no se vuelvan a utilizar ningún tipo de sustancias químicas en las zonas verdes públicas.

Ventajas sociales, económicas y medioambientales.

El pastoreo urbano presenta numerosas ventajas en el mantenimiento de espacios verdes. Por un lado favorece la conservación de la biodiversidad y la vía ecológica que, habitualmente sufre cierta fragmentación en el ámbito urbano (las ovejas están consideradas como trashumantes y expanden por las sendas que transitan semillas alojadas en su lana, en su tubo digestivo y en sus pezuñas). Además, al conceder a estos animales, muchos de los cuales se encuentran en vías de extinción; las tareas de mantenimiento de zonas verdes, se favorece su conservación.

Así, algunas especies que por su “escasa productividad” habían sido desechadas por los ganaderos, despiertan de nuevo el interés. Estas especies poseen una enorme capacidad de adaptación a cualquier tipo de terreno y son muy resistentes ante enfermedades y distintas condiciones climatológicas. Estos animales pueden acceder a zonas donde las máquinas cortacésped no tienen acceso.

El pastoreo urbano permite reducir el impacto medioambiental de la población ya que supone una alternativa ecológica a las motosierras y a los tratamientos químicos a los que son sometidos muchos espacios verdes visitados por personas, especial atención merecen los niños. La contaminación sonora se reduce también enormemente, así como la producción de residuos, la cual es inexistente.

Además, la presencia de animales en espacios urbanos puede actuar como vínculo social entre los ciudadanos propiciando relaciones entre colectivos locales y agricultores, empresas y particulares y contribuir al acercamiento del mundo rural a la ciudad.

Los beneficios económicos del pastoreo urbano se derivan de la disminución del gasto de combustible para las motosierras y demás, de la eliminación del uso de productos químicos fitosanitarios y del desarrollo de una economía local sostenible.

Fuente

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.