París declara la guerra a las antenas

París declara la guerra a las antenas

- in Noticias
1668
0

La ciudad de París ha declarado oficialmente la guerra a los operadores de telefonía móvil. El conflicto estalló durante las negociaciones entre dichos operadores y los responsables políticos de la capital francesa. Fue durante estas negociaciones, en las que se pretendía llegar a un acuerdo para crear un nuevo marco legislativo que regulara las condiciones operativas de la telefonía móvil, donde operadores y políticos no lograron ponerse de acuerdo sobre umbral mínimo de exposición de los ciudadanos a las ondas electromagnéticas que emiten las antenas repetidoras. Por una parte, los operadores exigían elevar la potencia de emisión de dichas antenas, mientras que los políticos defendían todo lo contrario. Ahora, la ciudad amenaza con desinstalar las 186 antenas de los edificios municipales (en total, en la capital francesa hay 1.200 antenas repetidoras de telefonía móvil). Esta guerra entre los responsables políticos y los operadores de telefonía móvil podría incluso llegar a los tribunales, lo que conllevaría la paralización de todo tipo de instalaciones hasta que se llegara a una resolución judicial.

La exposición a las radiaciones electromagnéticas provenientes de las antenas de telefonía móvil es un asunto que preocupa cada vez a un mayor número de ciudadanos debido a los riesgos sanitarios que sus emisiones conllevan. Dicho riesgo es especialmente elevado en las ciudades debido a la gran cantidad de antenas que se han instalado a raíz del crecimiento del número de operadores y a la amplia oferta tecnológica que ofrecen los teléfonos móviles.

La Organización Mundial de la Salud ha clasificado a las ondas de la telefonía móvil como posibles causantes de cáncer.

Como en muchas otras ciudades, los habitantes de París exigen a sus representantes políticos que alejen las antenas de la zonas frecuentadas por niños, ya sean guarderías, parques, colegios u hospitales. Por su parte, el ayuntamiento de París reprocha a las compañías telefónicas sus inaceptables exigencias en materia de potencia de emisión de las antenas repetidoras y en lo referente a la integración de dichas antenas en el paisaje. Los responsables políticos se quejan de la falta de transparencia y calidad de la información presente en las negociaciones mantenidas con los operadores. De momento, ante la falta de acuerdo entre ambas partes, el ayuntamiento parisino anunciaba el pasado 17 de octubre la prohibición de instalar cualquier tipo de antena en lugares propiedad del municipio. Desde entonces se han paralizado 35 nuevas solicitudes de instalación. La intención del ayuntamiento, en el caso de que los operadores no “entren en razón”, es llegar hasta los tribunales.

La capital francesa desea centrarse en aquellos puntos llamados atípicos, donde la exposición a las ondas electromagnéticas puede llegar a alcanzar los 10 o 15 voltios por metro (V/m).

Ya en el año 2003, debodp a su densidad de población, los operadores habían aceptado tratar a la capital francesa de forma más cuidadosa que al resto de las ciudades del país. El acuerdo firmado entonces comprendía unos valores de exposición de 2 V/m de media en 24 horas, lo que corresponde a unos valores máximos de 4,5 V/m. En julio de 2011, sin embargo, el ayuntamiento de París se pronunciaba de forma unánime por la adopción de un nivel de exposición máximo de 0,6 V/m como referencia para el nuevo acuerdo. Así, los responsables municipales esperaban llegar a pactar con las compañías unos valores menores durante las recientes negociaciones, ahora suspendidas. En un reciente comunicado, las autoridades parisinas han confirmado que, de no llegar a un acuerdo, recurrirán a los tribunales de justicia para que sean ellos quienes decidan sobre este delicado asunto. Los hechos que están acaeciendo en París marcan un precedente que podría influir en otras ciudades que sufren el mismo problema. Fuente

Más información

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.