Otro PIB es posible. Valorar lo que de verdad cuenta

Otro PIB es posible. Valorar lo que de verdad cuenta

- in Noticias
1541
0
El Producto Interior Bruto debe ajustrse a la realidad social del país
La Asociación de Regiones de Francia (ARF) presentó a principios de abril de 2012 un informe que propone calcular la riqueza de las naciones de otra forma. Este nuevo PIB deberá tener en cuenta el bienestar, el índice de población adscrita a alguna asociación, datos sanitarios, medioambientales etc. El objetivo de este nuevo indicador será el de dotar a las regiones de nuevos datos sobre aspectos humanos y de sostenibilidad para gestionar de forma más eficaz el desarrollo territorial. Desde hace unos años, en Francia existe una red integrada por militantes asociativos, sociedad civil y sindicatos, investigadores de varias disciplinas y agentes territoriales que está trabajando por la creación de un nuevo PIB.

Esta red, denominada Foro por Otros Indicadores de Riqueza (FAIR por sus siglas en francés) ha generado reflexiones de fondo y ha comenzado a poner estos indicadores al servicio de una reorientación de las políticas públicas y de las decisiones privadas. “Para encontrar soluciones a los grandes problemas sociales, medioambientales y democráticos a los que nos enfrentamos hoy en día, es necesario, entre otras muchas cosas, cambiar nuestra visión de la riqueza y su forma de medirla», afirman desde FAIR. «Es necesario ir más allá de los indicadores económicos habituales tales como el PIB y el crecimiento económico. Sin embargo, creemos que esta cuestión no se debe dejar exclusivamente en manos de los expertos: pensamos que no se puede confiar a grupos de expertos, cuyas contribuciones son evidentemente útiles, el encargo de decidir qué fines hay que considerar y cómo tenerlos en cuenta.

La participación de la sociedad y la deliberación política son indispensables para seleccionar los propósitos que pretendemos y para determinar los criterios de evaluación que les corresponden

El informe presentado el 4 de abril por la Asociación de Regiones de Francia (ARF) lleva como título “Desarrollo sostenible: la revolución de los nuevos indicadores”. Según uno de sus creadores, el informe tiene como objetivo acabar con la tiranía del Producto Interior Bruto.

La ARF pretende que la riqueza de un país se mida teniendo en cuenta un desarrollo más respetuoso con los recursos naturales y el bienestar humano. Para medir esta riqueza se deberá contar con indicadores que medirán tanto el número de empresas como la calidad del aire pasando por el índice de personas adscritas a algún tipo de asociación, etc.

Se pretende de este modo dar valor a las peculiaridades locales de cada región. Si el actual PIB sólo tiene en cuenta en su cálculo aquellos indicadores relacionados con la producción y la economía, no con el bienestar y el progreso, el nuevo indicador que desean implantar las regiones francesas deberá tener en cuenta tres importantes índices: – Índice de desarrollo humano (IDH-2) – Indicador de salud social (ISS) – Huella ecológica El grupo de trabajo de la ARF tiene previsto promover el uso de estos nuevos indicadores de desarrollo en los debates nacionales relacionados con las prioridades del Estado en materia de subsidios económicos destinados a las colectividades territoriales.

Además, también se pretende ir más allá del territorio francés y popularizar estos nuevos indicadores de riqueza en el ámbito europeo para ayudar a distribuir de forma más adecuada los fondos de cohesión. Estos nuevos indicadores no son rígidos. Al contrario, lo que se pretende es generar debate en torno a las riquezas fundamentales en todas las regiones y hacer partícipe al ciudadano.

El grupo de trabajo de la ARF se constituyó en 2009, reúne a representantes de 22 regiones del país vecino y es pionero en la materia ya que, en 2003, rechazaba los indicadores de desarrollo humano de la ONU.

Más información

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.