Nuestros niños no los necesitan para crecer

Nuestros niños no los necesitan para crecer

- in Noticias
2303
0

“¿Pesticidas? Nuestros niños no los necesitan para crecer sanos”. Así se titula una campaña francesa de ámbito nacional lanzada por la marca ecológica Lea Nature (comercializa los productos Jardin Bio’). Esta campaña, que pretende llamar la atención del Presidente de la República y de la opinión pública sobre la necesidad de reducir y acabar con el uso de unas sustancias químicas que causan unos daños sobre la salud sobradamente demostrados, formó parte de las actividades de la séptima edición de la Semana Europea de las Alternativas a los Pesticidas que finalizó el pasado 30 de marzo. La marca de productos ecológicos francesa Jardin Bio’ es conocida en el país vecino debido a su constante lucha por conseguir que los productos químicos de síntesis y los OGM desaparezcan de la agricultura. En 2007, en vísperas de elecciones, la marca ecológica interpeló al gobierno sobre la desaparición de las abejas en todo el mundo, culpando a los pesticidas. Ahora, recientes estudios han demostrado la influencia directa de los pesticidas sobre el declive de las abejas y Jardin Bio’ vuelve a arremeter, de nuevo en vísperas de elecciones, contra el uso indiscriminado de unas sustancias químicas que nos contaminan incluso antes de nacer. Así quedó demostrado en las investigaciones llevadas a cabo por el Departamento de Radiología y Medicina Física de la Universidad de Granada, en las que analizaba la placenta de 308 mujeres que dieron a luz entre 2000 y 2002. Todas ellas presentaban entre uno y 15 tipos de pesticidas, con una media de ocho tipos de pesticida organoclorinados. Una vez contaminado por pesticidas en el útero materno, el ser humano los conserva en su organismo durante su periodo de crecimiento, lo que puede causar alteraciones de su salud. Actualmente en Francia, y en gran parte debido a la lucha que han llevado a cabo este tipo de organizaciones por la defensa de una agricultura ecológica y por el porvenir de las generaciones futuras, las enfermedades profesionales causadas en los agricultores que han utilizado pesticidas en sus cultivos comienzan, finalmente, a ser reconocidas.

La agricultura ecológica como mejor alternativa al uso de pesticidas La agricultura ecológica es actualmente la mejor garantía en materia de protección contra los pesticidas sintéticos. En este método agrícola limpio y respetuoso con el medio ambiente, el uso de este tipo de sustancias químicas está totalmente prohibido y sólo se autorizan sustancias de origen mineral como el azufre y el cobre o de origen vegetal como ciertos insecticidas y purines vegetales a base de algas calcáreas ricas en oligoelementos que refuerzan la resistencia natural de las plantas. Pese a las ventajas sobre la salud humana y sobre el medio ambiente, además de una creciente demanda de productos ecológicos, la agricultura ecológica supone sólo un pequeño porcentaje del total de superficie de cultivo en Europa. Este desequilibrio entre producción y demanda ha propiciado un aumento de las importaciones, que ya suponen un 30% del total de ventas. Hay que tener en cuenta que un producto ecológico que provenga del otro lado del mundo compensa de forma negativa su valor real desde una perspectiva de sostenibilidad.
La Agricultura ecológica puede alimentar al mundo.
Ya en 2007, la «Food and Agriculture Organisation» (FAO) afirmaba en un informe que la agricultura ecológica podría alimentar al planeta y que, además, podía hacerlo sin impactos negativos y limitando considerablemente el problema del cambio climático. Según la FAO, las ventajas de la agricultura ecológica son numerosas: alimentar todo el planeta con alimentos sanos, muy nutritivos y sin venenos; ahorrar reservas de agua; conservar la biodiversidad alimentaria protegiendo las variedades tradicionales que son más resilientes y cuya capacidad de adaptación al cambio climático es mayor; luchar contra el cambio climático al suprimir los fertilizantes químicos y los pesticidas y reteniendo el carbono en el sustrato agrícola, aprovechando su alta concentración de materia orgánica. Existen numerosos estudios que avalan a la agricultura ecológica como solución ante el avance demográfico de la población mundial y los problemas relacionados con el cambio climático, aunque bien es verdad que no se difunden más allá de los medios especializados. Según Brian Halweil, investigador del Instituto Worldwatch, “El anticuado argumento por el cual el rendimiento de la agricultura ecológica supone la mitad o un tercio del rendimiento de la agricultura convencional se basa en hipótesis equivocadas y se debe a una grave falta de información. Así, cuando el Departamento Estadounidense de Agricultura indica que la agricultura ecológica sólo podría producir un cuarto de los alimentos que se producen en la actualidad, se basa únicamente en que la producción de estiércol en Estados Unidos sólo podría cubrir un cuarto de las necesidades de abonos del país, ¡pero la agricultura ecológica no depende del estiércol!”. Bill Liebhardt, científico agrónomo de la Universidad de California, analizó 154 temporadas de crecimiento de diversos cultivos y descubrió que: – La producción de maíz ecológico lograba alcanzar el 94% del maíz de producción convencional. – La producción de trigo ecológico lograba alcanzar el 97% y la de soja ecológica el 94%. – La producción de tomate ecológico igualaba a la de tomate convencional. Pero, si estos datos son importantes, más lo es el hecho de que el rendimiento de la producción ecológica en aquellos países con mayores problemas de hambruna es prácticamente idéntico al de la convencional. Incluso en algún tipo de cultivo, como por ejemplo el algodón, el trigo y el pimiento, la producción ecológica superaba a la convencional en un 20%. Según los expertos, en terrenos especialmente secos, el cultivo ecológico mejora los rendimientos debido a la cobertura vegetal, al compost, al estiércol y a otras técnicas que aumentan la materia orgánica que ayuda a retener el agua en el suelo.

Campaña anti pesticidas

Semana sin pesticidas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.