Mi ordenador y el planeta

Mi ordenador y el planeta

- in Permacultura
1455
0

La fabricación de un ordenador en China emite 24 veces más CO2 que su utilización durante todo un año. Este dato resalta la importancia de utilizar un ordenador durante el mayor tiempo posible. Además, esta cifra revela la nueva tendencia de los países desarrollados: externalizar su contaminación en forma de emisiones de CO2 derivadas de la energía gris de los aparatos y exportarla en forma de residuos electrónicos.

Aunque la convención de Basilea prohíbe la exportación de los residuos electrónicos fuera de Europa, existen numerosos estudios que demuestran que casi el 80% de los mismos se exporta de forma ilegal a Asia y África. Con el fin de conseguir un ahorro económico, Europa está convirtiendo a muchos países en auténticos vertederos. Lo mismo ocurre con las emisiones de CO2: si los productos provenientes de China son baratos, es debido a que las condiciones de trabajo de los empleados y las normas medioambientales no están a la altura de los países desarrollados. Por ejemplo en Asia, a excepción de Japón, la mayor parte de la electricidad se produce con carbón. Un kilovatio hora eléctrico equivale en estos países aproximadamente a un kilo de CO2, prácticamente el doble que en los países de la OCDE. Cuando se compra un aparato electrónico de bajo precio fabricado en Asia se incurre en una responsabilidad respecto a una gran cantidad de emisiones de CO2, aunque estas hayan tenido lugar en la otra parte del mundo.

Esta deslocalización es perjudicial para la humanidad y para la economía. El resultado es que los países desarrollados, en especial EEUU seguido por Europa y Japón, externalizan casi el 25% de sus emisiones debido a la importación de productos que son fabricados en otros países, en particular en China. Entre Estados Unidos y China totalizan casi 12.000 millones de toneladas de CO2. En valores absolutos, esta cifra representa un tercio de las emisiones mundiales, es decir, el doble de las emisiones de Europa, África y América del sur juntas. En Europa, las proporciones son inversas. Países como Francia o El Reino Unido externalizan casi un tercio de sus emisiones de CO2 relacionadas con los bienes elaborados. Esta cifra asciende al 50% en pequeños países que no fabrican prácticamente nada, como Suiza o Luxemburgo. En conjunto, estos datos equivalen a 4 toneladas de CO2 por año y por ciudadano europeo.

Fuente

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.