Mi despacho ecológico en el jardín

Mi despacho ecológico en el jardín

- in Permacultura
1871
0

Disponer de un despacho propio, ecológico y en el jardín. Esta es la idea de “Mon bureau dans mon Jardin”, el proyecto del estudio de arquitectura francés “CityZen”.

Ideal para quienes trabajan en casa y no encuentran un espacio adecuado donde instalar su despacho, en sólo 20m2 de jardín se puede disponer de una verdadera oficina contemporánea, profesional y confortable durante todo el año.

Caroline Lot THuillier y Laetitia Tutard son dos arquitectas comprometidas con los principios del desarrollo sostenible. Conscientes del problema que se plantea a los profesionales cuyo domicilio es también en muchas ocasiones su lugar de trabajo, estas dos imaginativas creadoras han desarrollado el concepto de una oficina ecológica, elegante y funcional que puede instalarse al aire libre.

El proyecto, denominado “Mon bureau dans mon Jardin” (mi despacho en el jardín) propone el envío a domicilio de un producto acabado completamente equipado y listo para empezar a trabajar: red eléctrica, cableado protegido, panel central de conexiones, tomas de electricidad e interruptores, red de telefonía e intranet, iluminación interior de bajo consumo y LED de ambiente.

En concepto del despacho se basa en los principios de la ecología y del respeto medioambiental: la madera, los materiales aislantes seleccionados, la fachada y la cubierta verdes, la estanqueidad… todos los detalles están previstos para ofrecer un hábitat saludable, bioclimático y de bajo consumo energético.

El despacho en el jardín está diseñado para economizar energía y optimizado para trabajar desde casa y posee un espacio destinado a recibir visitas. El plazo de entrega son unas ocho semanas desde la fecha de compra, el precio varía en función del tamaño. La instalación de la oficina no requiere permisos de obra.

Más información

Sobre CityZen

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.