Mes de la economía social y solidaria en Francia. La economía que sabe adónde va.

Mes de la economía social y solidaria en Francia. La economía que sabe adónde va.

- in Ecoturismo
1494
0

En noviembre se celebrarán más de 1.000 manifestaciones en toda Francia para promover otra forma de economía. Jornadas de puertas abiertas, proyecciones de películas, debates públicos, conferencias y exposiciones sobre temas tan variados como ciudadanía y voluntariado, creación de empresas y cooperativismo, empleo, formación, inserción, medioambiente, desarrollo sostenible, finanzas solidarias, financiación… Todos los temas adaptados a la problemática de cada región y con la colaboración de las cámaras regionales de economía social.

El Consejo Nacional de Cámaras de Comercio de la Economía Social (CNCRES) organiza la segunda edición nacional del “Mes de la Economía Social y Solidaria”. El objetivo de la campaña es sensibilizar a la sociedad sobre otra forma de economía y agrupar a todos los actores del sector en torno a un mensaje común: “Social y solidaria, la economía que sabe adónde va”. Yannick Barbançon, presidente del (CNCRES), comenta: “Queremos una economía con sentido. Existe una economía más humana, más solidaria y más responsable que sitúa al hombre antes que al rendimiento financiero en el centro de las preocupaciones, una economía que defiende los valores de la democracia, la responsabilidad y la cooperación. Es ésta la economía del futuro. Esta economía crea un empleo no deslocalizable que concilia la innovación tecnológica, social y medioambiental”. En un contexto de desconfianza de los ciudadanos franceses hacia el mundo empresarial en general, al cual exigen transparencia y solidaridad, la Economía Social y Solidaria, aún bastante desconocida por la gran mayoría de ciudadanos, constituye la respuesta a las nuevas demandas.

Esta economía, llamada “ESS”, representa a dos millones de empleados (10% del empleo asalariado) y a más de 200.000 empresas (9% del total). En esta economía se encuentran asociaciones, cooperativas, mutuas, fundaciones, estructuras de inserción laboral e incluso empresas solidarias en torno a unos principios comunes: situar a la persona en el centro de la economía, imponer una gestión democrática que favorezca la participación de los empleados y la responsabilidad de la empresa, poner en marcha la práctica de la solidaridad. En resumen, defender una economía que concilie resultados económicos y utilidad social.

Fuente

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.