Mejor sin autopistas: hacia un nuevo desarrollo urbanístico

Mejor sin autopistas: hacia un nuevo desarrollo urbanístico

- in Curiosidades
1946
0
Las autopistas además de su impacto suponen elevados costes económicos

Yonah Freemark y Jebediah Reed, dos expertos estadounidenses en desarrollo urbanístico, examinaron, en un reciente estudio, el resultado de la demolición de cuatro grandes autovías urbanas y la creación, en su lugar, de ríos y parques. Se trata de la Cheonggyecheon highway en Seul (Corea del Sur), la Harbour Drive en Portland (Estados Unidos) y las autopistas Embarcadero Freeway y la Central Freeway en San Francisco (Estados Unidos).

En todos los casos, después de la demolición de las autopistas, las respectivas ciudades adquirieron mayor belleza. Lo extraño del caso es que el estudio también demuestra que, una vez destruidas las grandes autopistas, la situación del tráfico de la zona mejoró. Este fenómeno se explica mediante la «Paradoja de Braess», una fórmula matemática que demuestra que ampliar la capacidad de una de carretera propicia muchas veces un aumento de la congestión y del tiempo necesario para recorrerla.

Dicha fórmula matemática se basa en la complejidad de las consecuencias creadas por los conductores cuando tratan, todos a la vez, de optimizar sus recorridos. Otro factor que contribuye a empeorar el tráfico es el fenómeno de la «demanda inducida», es decir, «si construimos y creamos espacio, vendrán». En resumen, las carreteras nuevas animan a la gente a conducir más, provocando así la dispersión urbana que desplazará cada vez más lejos del centro de las ciudades a los nuevos habitantes y, por consiguiente, les obligará a usar el automóbil.

Lo verdaderamente paradójico de la «Paradoja de Braess», es que, instintivamente, se asocia la circulación de vehículos a un oleaje que se rige según los mismos principios de fluidez que los líquidos o el gas. Sin embargo, en un flujo de líquidos, cuantos más caminos posibles existan, más fluida será la circulación.

En el caso de los coches es todo lo contrario. Las conslusiones a las que llegan los dos autores en su estudio deberían ser escuchadas por los responsables políticos de urbanismo de muchas ciudades en las cuales las autopistas, en muchas ocasiones, destruyen paisajes de gran valor provocando numerosos problemas de salud a los ciudadanos que viven cerca de alguna de ellas y además, no mejoran la situación del tráfico.

Más información:

Infrastructurist

treehugger

Carfree

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.