Sufrimiento animal: Marcha internacional por el cierre de los mataderos

Sufrimiento animal: Marcha internacional por el cierre de los mataderos

- in Ecoturismo
2527
0
El consumo de carne esta relacionado con el maltrato animal

La ganadería industrial, además de ser un sector enormemente conflictivo por sus métodos salvajes contra los animales, lo es también por su importante contribución al cambio climático mediante las emisiones de óxido de nitrógeno. Una de las acciones que los expertos en materia de cambio climático reclaman desde hace tiempo es la reducción del consumo de carne por parte de los ciudadanos. Sin embargo, los movimientos ciudadanos por los derechos de los animales hacen hincapié en la importancia de que no se deje en manos de la voluntad de cada individuo, sino que sea la legislación quien acabe de una vez por todas con estas prácticas indignas del ser humano. El día 15 de junio de 2013 tendrá lugar una manifestación en distintas ciudades del mundo para exigir que se cierren los mataderos. Esta marcha se enmarca en las semanas mundiales de acción por la abolición de la carne.

La carne es un negocio enormemente rentable. Así lo demuestra el auge de la ganadería industrial, cuyos métodos de cría y sacrificio se están expandiendo por el mundo entero. A pesar de que la producción de carne es uno de los mayores emisores de óxido de nitrógeno, el gas de efecto invernadero más dañino, y a pesar de las advertencias de los científicos, que conminan a las sociedades industrializadas a reducir de forma drástica su consumo de carne si quieren luchar de forma efectiva contra el cambio climático, la carne continúa siendo parte indispensable de la dieta común en el mundo desarrollado.
La sangre de las bestias También en ciertos países en vías de desarrollo, tales como China y la India, el consumo de carne está aumentado de forma proporcional al aumento de la prosperidad.

De forma paralela a este aumento global de la producción y consumo de carne, existe un movimiento que crece de forma imparable: en los países más ricos son ya miles las personas que, de forma consciente, han decidido reducir de forma drástica o eliminar completamente el consumo de carne de su dieta. Los motivos que llevan a esta decisión son muy diversos, pero unos de los más comunes son los que esgrime el movimiento por los derechos de los animales, para quienes estos también tienen derecho a la libertad y a la vida. Se calcula que, cada año, en el mundo entero mueren más de 60.000 millones de animales terrestres y más de 1 billón de peces a nuestras manos, una cifra equivalente a unos 160 millones de animales terrestres y 3.000 millones de peces cada día.

Gracias a las nuevas tecnologías, el consumidor puede ahora romper el muro de indiferencia que la industria cárnica ha levantado en torno a los animales que cría y mata para su negocio. Gracias a la accesibilidad de los medios de comunicación tales como internet y las nuevas telefonías móviles, el ciudadano de a pie puede informarse sobre datos que antes se le mantenían ocultos por la industria. Las imágenes de lo que ocurre en el interior de las granjas industriales y de los mataderos, grabadas de forma secreta por los activistas, contrasta de forma indignante con la imagen inmaculada que nos quieren mostrar quienes nos venden los productos que provienen de estos lugares del horror. Y cada día son más los consumidores que quieren saber más sobre los métodos de producción de los alimentos que encuentran envasados en los supermercados. La búsqueda del origen y el espanto que causan los métodos de producción llevan cada vez a más gente a rechazar un producto proveniente del sufrimiento animal.

En el mundo entero, cada día se matan unos 160 millones de animales terrestres y 3.000 millones de animales marinos. El hombre, que se considera un ser moralmente superior al resto de los animales, confina, cría en condiciones terribles y mata a todos estos seres dotados de sentimientos, demostrando que no tiene el menor apego a la vida ni el mínimo respeto por los seres de otras especies. A día de hoy, el ser humano no ha sido capaz de aprobar unas leyes que protejan a los demás seres vivos ante el genocidio y la masacre. Los intentos de dar voz a los animales por parte de las organizaciones animalistas continúan siendo acallados por el puño aplastante de la ganadería industrial, cuyo modelo de negocio, de una crueldad inadmisible, se expande sin cesar por el mundo entero. Contra esta actitud de superioridad ante los demás seres vivos, denominada especismo, se manifiestan los defensores de los derechos de los animales. El día 15 de junio de 2013 tendrá lugar una manifestarán en distintas ciudades del mundo para exigir que se cierren los mataderos. Esta marcha se enmarca en las semanas mundiales de acción por la abolición de la carne.

El próximo 15 de junio 2013 tendrá lugar en París, Toulouse, Toronto, Estambul, Londres, San Paulo, Río de Janeiro y Florencia una marcha internacional por el cierre de los mataderos. En París, la manifestación arrancará en los antiguos mataderos de Vaugirard, el lugar en el que Georges Franju filmó en 1949 su documental “La sangre de las bestias”. “Cuando entré por primera vez, volví a mi casa y estuve llorando dos días seguidos”, afirma George Franju en su relato “Matar sin Odio”. “Escondí todos los cuchillos, tenía ganas de morir”.

Más información

 

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.