Maltrato en la industria cárnica

Maltrato en la industria cárnica

- in Noticias
1670
1

Unas grabaciones realizadas de forma secreta en el interior de siete mataderos británicos revelan el terrible sufrimiento que padecen los animales y el incumplimiento sistemático de las leyes sobre bienestar animal del país. La investigación, que demuestra que lo que comúnmente se denomina “sacrificio humanitario del ganado” es un mito, ha levantado ampollas entre los consumidores y ha llevado al gobierno a replantearse la situación de los animales en los mataderos.

El gobierno británico pretende imponer la instalación de cámaras de vigilancia en los casi 370 mataderos del país para garantizar el cumplimiento de las leyes de protección animal. La Agencia de Estándares en la Alimentación (FSA) afirma que toda violación de estas leyes es inaceptable y reclama el apoyo de consumidores y supermercados para que apoyen esta campaña.

Esta medida es la reacción del gobierno a una acción llevada a cabo por la organización por los derechos de los animales Animal Aid. Esta ONG, que lucha de forma pacífica contra toda forma de abuso contra los animales y promueve una forma de vida sin crueldad, inició en enero de 2009 una investigación que ha revolucionado el consumo de carne en Gran Bretaña: sus imágenes muestran cómo se inflige extremo sufrimiento a los animales de forma deliberada y absolutamente innecesaria. Gracias a sus grabaciones secretas en siete mataderos del país, los ciudadanos pueden acceder a las imágenes de crueldad que en ellos se practica, ser testigos del maltrato a cerdos, vacas y ovejas (se les da patadas, se les pisa, se les aplica corriente eléctrica, se les corta el cuello estando conscientes…) y de cómo se incumple la ley de protección animal de forma sistemática. No solamente en los mataderos convencionales, las grabaciones llevadas a cabo en secreto en varios mataderos acreditados con la certificación ecológica del prestigioso organismo Soil Association también mostraban cómo los trabajadores violaban de forma sistemática la ley. Los resultados de la investigación en estos mataderos resultaron en la expulsión de tres empleados de uno de ellos, que fueron despedidos de forma inmediata por el departamento de higiene, y en la apertura de un proceso judicial. La respuesta a esta campaña llevada a cabo por la organización Animal Aid no se ha hecho esperar: Sainsbury’s, uno de las mayores cadenas de supermercados del país, suspendió su contrato con uno de los mataderos y no lo reanudó hasta que este hubo tomado medidas satisfactorias, tales como la instalación de cámaras de vigilancia y la formación de los trabajadores en el trato responsable a los animales. Además, cinco de los siete mataderos implicados están siendo investigados por el Ministerio de Medioambiente, Alimentación y Asuntos Agrarios.

A raíz de la publicación de las imágenes, uno de los mataderos se vio obligado a cerrar el negocio debido a la pérdida de su contrato con un fabricante alemán de productos cárnicos. El Ministerio de Medioambiente, Alimentación y Asuntos Agrarios presentó una demanda judicial contra otro de los mataderos y uno de sus trabajadores que recientemente ha tenido que retirar: las cámaras habían sido colocadas por un detective contratado por Animal Aid que se coló en los mataderos para instalarlas, lo que hace que las grabaciones hayan sido obtenidas de forma ilegal. Este hecho ya ha invalidado diversos procesos similares ante los tribunales en el país, por lo que el Ministerio ha decidido retirar la demanda.

Sin embargo, ante la respuesta de los mataderos, que se niegan a instalar las cámaras de vigilancia exigidas por el gobierno con la excusa de la ilegalidad de las grabaciones, Tim Smith, director ejecutivo de la agencia de estándares en la alimentación (FSA) contaba al diario británico The Guardian: “Las imágenes son espantosas. Desde nuestro punto de vista, bastan por sí solas para que nos dirijamos a los operadores de la industria alimentaria y les digamos que no importa cómo han sido tomadas, ni cómo han llegado a nuestras manos. Lo que pensamos de ellas los legisladores cae por su propio peso”. Tim Smith también afirmó que, aunque no aprobaba la forma en que se obtuvieron las imágenes, «la campaña de Action Aid es una buena acción que ha hecho que revisemos la toma de responsabilidades en la industria cárnica.» La imposición de instalar cámaras de vigilancia en todos los mataderos de Gran Bretaña, que se considera toda una victoria para Animal Aid en esta batalla, no es más que parte del camino que aún queda por recorrer. Tal y como informa la organización, la instalación de cámaras de vigilancia en los mataderos no resolvería en absoluto el problema, solamente sería un pequeño paso adelante.

La única forma de asegurarnos de que no existe el sufrimiento animal es dejar de alimentarnos con productos provenientes de los animales: “Los mataderos sí escucharán a los supermercados, que son sus principales clientes; y los supermercados escucharán a sus clientes, que somos todos nosotros.” Fundada en 1977, Animal Aid es la organización de defensa de los derechos de los animales más grande del Reino Unido y una de las más antiguas del mundo.

Más información

About the author

1 Comment

  1. SADICOS CRIMINALES

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.