Lunes sin Carne

Lunes sin Carne

- in Alimentacion
1959
0
Lunes sin carne

Hace ya años que numerosos estudios demostraron los perjuicios que el consumo de carne supone para la salud del ser humano y del planeta. En efecto, la cría de animales para el consumo humano es una actividad altamente contaminante (según la FAO, la quinta parte de las emisiones mundiales totales de gases de efecto invernadero se deben a la cadena de producción de carne) y muy poco eficiente desde el punto de vista de gestión de recursos naturales (no olvidemos que el 40% de todos los cereales que se cultivan en el mundo están destinados a alimentar a estos animales, ni que la producción de un kilogramo de carne requiere 15.000 litros de agua; que el 76% de las tierras de cultivo se dedican a la producción de alimentos para los animales, es decir, el 29% de la superficie total del planeta).

Lunes sin carne Meatless Mondays (Lunes sin Carne) es una campaña que nació en EEUU en el año 2003. La que hoy es una iniciativa internacional de enorme éxito se basó en sus inicios en el proyecto Healthy People 2010 (Gente Saludable 2010) que, en el año 2000, pretendía que en diez años se redujera un 15% el consumo de grasas saturadas en EEUU. En vista de que las grasas saturadas son casi exclusivamente de origen animal y de que un día de la semana equivale a poco menos del 15% de esta, la campaña empezó a animar a los ciudadanos estadounidenses a evitar el consumo de carne los lunes. En el año 2003, la organización Johns Hopkins for a Livable Future lanzó sus Lunes sin Carne, una campaña que aglutina los esfuerzos de instituciones sanitarias, gobiernos locales y grupos activistas para el fomento de una forma de vida más saludable y de menor impacto sobre el medio ambiente.

En los países que han adoptado la campaña Lunes sin Carne, todos los agentes del sector alimentario que deciden adherirse, desde la industria de producción hasta los restaurantes, pasando por los comedores escolares, universitarios, de hospitales y de empresas, ofrecen una alternativa al consumo de carne un día a la semana. El lunes es el día elegido porque, en general, es el día de la semana en el que comienzan los propósitos personales de mejora. La iniciativa cuenta con el apoyo y la asistencia técnica del Centro Johns Hopkins for a Livable Future y, para muchos, es un buen comienzo hacia una vida más saludable, a menudo basada en una dieta vegetariana o vegana.

Sin embargo, la campaña no solamente está demostrando ser una buena idea para mejorar la salud de los consumidores. En EEUU, ya se ha comprobado que también supone un aliciente para la economía de los restaurantes adheridos a la iniciativa. De hecho, los locales que deciden implementara la campaña y ofrecer platos vegetarianos los lunes han visto cómo su clientela aumentaba y los nuevos comensales acudían interesados en conocer nuevas recetas sin carne que no son habituales en otros lugares. Se trata de gente concienciada, que se preocupa por su salud y por el impacto de sus acciones sobre el planeta. Así lo atestiguan John Fraser, propietario de New York’s Dovetail, un restaurante situado en Manhattan y galardonado en tres ocasiones con la estrella Michelín, y Marisa May, copropietaria del local SD26 en Madison Square Park.

Gante, en Bélgica, fue la primera ciudad fuera de EEUU en unirse a la campaña en mayo de 2009. Poco después, el músico Paul McCartney introducía el Meatless Mondays en el Reino Unido. Desde entonces, la campaña está activa en 29 países, incluida España. Este mes de octubre de 2013, la iniciativa cumplía diez años de vida. Su éxito radica en la sencillez de su planteamiento: no se trata de convertir a todo el mundo al vegetarianismo, sino de demostrar que con un sencillo gesto se puede evitar un gran impacto medioambiental y, además, mejorar la salud de los ciudadanos a través de la reducción de los riesgos de padecer enfermedades evitables vinculadas a un consumo excesivo de carne. En efecto, Lunes sin Carne advierte de que evitar el consumo de carne una vez a la semana puede reducir el riesgo de padecer ciertas enfermedades crónicas evitables tales como el cáncer, las enfermedades cardiovasculares, la diabetes y la obesidad. Los beneficios con respecto al medioambiente incluyen la reducción de la huella ecológica, la reducción del consumo de agua y la disminución de la dependencia de los combustibles fósiles.

Más información

Lunes sin Carne

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.