Los residuos nos muestran el mal camino

Los residuos nos muestran el mal camino

- in Noticias
1959
0

Las ciudades ya no saben qué hacer con los residuos que generan, la gestión y el reciclaje suponen un gasto creciente e inasumible. El hombre, a través de sus residuos, está lanzando un claro mensaje: es incapaz de gestionar sus hábitos de vida. La naturaleza no genera residuos, en un bosque se aprovecha todo. En ella, en la naturaleza reside la solución y debe ser la fuente en la que se inspire el hombre para lograr un bienestar sostenible.

Los residuos muestran la incapacidad del hombre para gestionar el planeta.

Cada ciudadano de Estados Unidos deposita una media de residuos mensuales igual al peso de su cuerpo. Mientras la gestión y la problemática que generan estos residuos pase de forma inadvertida, es decir, mientras que este ciudadano medio vea su cubo de basura vacío cada día, el gravisimo problema que suponen los residuos seguirá sin hacer mucho ruido para la mayoría de la población.
los residuos
Algunos residuos se consiguen reciclar, con otros se genera compostaje para la agricultura y la mayor parte acaban en un vertedero o incinerados, pero el asunto, visto de forma general, resulta cada día más inquietante. La masa de residuos que se acumulan alcanza proporciones gigantescas y aumenta a una velocidad tal que algunas ciudades se ven completamente superadas por la situación. Ciudades como México y Río de Janeiro, por ejemplo, generan actualmente más de diez mil toneladas de residuos diarios. En varios países africanos los vertederos se han convertido en lagos desbordantes e insalubres. Durante el pasado siglo, mientras la población mundial creció y se hizo más urbana, la producción de residuos se multiplicó por diez. En 2.025, esta cifra se duplicará de nuevo. No cabe otra solución que no pase por reducir el crecimiento de la población al mismo tiempo que se reduce el consumo y su consiguiente producción de residuos. De continuar las actuales tendencias socioeconómicas hasta 2.100, la producción de residudos será uno de los grandes problemas del siglo y su control será cada vez más complicado.

Los residuos sólidos son un problema urbano. En el ámbito rural se consumen menos productos embalados, se producen menos residuos orgánicos y menos productos elaborados. Un ciudadano habitante de la gran ciudad genera el doble de residuos que su equivalente rural. El factor económico también es importante: los ricos generan una media de cuatro veces más residuos que los pobres. La generación de residuos sólidos avanza al compás de la urbanización: en 1900, en el mundo vivían 220 millones de ciudadanos urbanos, un 13% de la población total. Estos ciudadanos producían 300.000 toneladas de basura al día. En el año 2000, la gente que vive en las ciudades aumentó hasta los 2.900 millones de personas, el 49% del total de la población mundial. Estos ciudadanos producían más de 3 millones de toneladas de residuos sólidos al día.

Los países que generan mayor cantidad de residuos son los que pertenecen a la OCDE, cuyos residuos alcanzan 1,75 millones de toneladas por día. Este volumen deberá aumentar para 2050 debido al crecimiento de la población para iniciar luego un lento declive propiciado por los avances técnicos en la producción de bienes y servicios más inteligentes, más ligeros y eficientes desde el punto de vista de los recursos naturales.

Hay países que, con un similar nivel de vida, producen más resiudos que otros. En ciertos casos se reduce la generación de residuos sólidos aplicando políticas económicas específicas que graven las importaciones. Cuando un país se enriquece, la composición de sus residuos cambia. A mayor capacidad de compra más embalajes, más productos importados, aparatos electrónicos y juguetes. La riqueza de un país se puede medir en función del número de teléfonos móviles que se desechan del mismo modo que los residuos sólidos se pueden utilizar como herramienta de medida del impacto medioambiental de las ciudades.

¿Cómo se puede mejorar esta situación?

Se puede hacer mucho por la reducción de los residuos en el ámbito local. Algunos países y ciudades han iniciado el camino que les lleve a lograr “cero residuos”. San Francisco, en California, se ha propuesto alcanzar los “cero residuos” para 2020. Actualmente la ciudad norteamericana logra reciclar y rehusar más del 55% de sus residuos. Para lograr este enorme reto se debe aplicar, especialmente en el ámbito industrial, una economía circular en la que unas empresas aprovechen los residuos de sus vecinos. Estas empresas deben ser diseñadas para reutilizar y reciclar materiales como el cemento, el acero, los productos químicos y el papel. Se deben crear ecosistemas industriales en los que, al igual que ocurre en los densos bosques, no se genere ningún residuo.

En las ciudades, sus habitantes deben ir adquiriendo de forma progresiva nuevos hábitos centrados en un menor consumo y privilegiando actividades y servicios que requieran menor cantidad de recursos. Si hay algo ya fabricado que pueda servir no se debe producir algo semejante, la utilización de materiales existentes debe ser habitual en la nueva economía.

Fuente

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.