Los nuevos obesos comen frente a una pantalla digital

Los nuevos obesos comen frente a una pantalla digital

- in Salud
1951
0
Los hábitos alimentarios y el modo de vida generan nuevos obesos

Primero la ropa, luego el teléfono móvil, después la alimentación. Este es el orden de preferencias de la mayoría de jóvenes de edad comprendida entre los 15 y los 25 años. Son los nuevos obesos.

Existen muchos estudios sobre el índice de obesidad tanto de adultos como de adolescentes, pero hasta ahora pocos se habían centrado en jóvenes de 15 a 25 años. Los jóvenes españoles son tan obesos como los estadounidenses.

La tecnología fomenta la obesidad

 

Tres consultoras internacionales llevaron a cabo en Francia un estudio centrado en este sector de la población y sus resultados revelan que, tanto la obesidad como el sobrepeso, están directamente relacionados con los hábitos de vida.

Partiendo de investigaciones acerca de los hábitos de vida que provocan la obesidad en los jóvenes, tres consultoras internacionales (Doing Good Doing Well, Logica Business e Ipsos) llevaron a cabo una investigación en Francia en la que analizaron los hábitos de vida de 1.000 jóvenes de edades comprendidas entre los 15 y 25 años y de aquellos factores que provocan la obesidad.

Los resultados revelan que uno de cada cinco jóvenes sufre sobrepeso u obesidad y que los principales motivos se encuentran en los hábitos de vida. Por otro lado, la mayoría de estos jóvenes subestima el problema ya que, según la encuesta, tres de cada diez jóvenes no son conscientes de padecer obesidad y estiman que su corpulencia es algo normal.

 

El 61% de los jóvenes encuestados afirmó comer habitualmente delante de una pantalla sea de televisión, de ordenador o de vídeo juegos. Más de la mitad declaró que no come a una hora fija y casi la mitad de ellos afirmó que sólo desayunaba uno de cada dos días. Más de un tercio de los jóvenes encuestados declaró que, cuando están estresados, pueden pasar el día picando cualquier cosa con el fin de levantar la moral.

El 25% de los encuestados declaró que, al menos una vez al día, se salta una comida. Además de este desorden, otro factor muy importante que favorece el sobrepeso y la obesidad tiene lugar en la mesa: la mayoría de estos jóvenes comen muy rápido y de esta forma se fomenta el hábito de picar entre comidas de forma generalizada.

Cuando se tiene el hábito de picar entre comidas es muy fácil saltarse alguna de ellas y si además se acostumbra a tomar bebidas carbónicas azucaradas, el problema se agrava. Prácticamente un 25% de estos jóvenes toman bebidas carbónicas con las comidas y tan sólo un 6% bebe agua de forma habitual. En cuanto al sano hábito de consumir frutas y verduras, el estudio revela que sólo lo hacen de forma habitual un tercio de los encuestados.

Los nuevos obesos comen frente a una patanlla

Sedentarismo y poder adquisitivo.

El sedentarismo en los jóvenes agrava el problema de la obesidad. Más de uno de cada tres jóvenes declara que no practica ningún deporte.

La brecha entre las clases más pudientes y las más desfavorecidas es cada vez mayor, la proporción de jóvenes que sufren sobrepeso u obesidad es del 10% en familias cuyo poder adquisitivo es superior a 3.000 euros mensuales, mientras que en las familias cuyos ingresos mensuales son inferiores a 1.250 euros el porcentaje asciende hasta el 25%. Un 27% de los jóvenes de familias acomodadas declara no practicar ningún tipo de deporte, mientras los jóvenes de las familias más pobres que no practican ningún tipo de deporte son el 44%.

Primero el teléfono móvil y la ropa, luego la alimentación.

Evidentemente la alimentación no es una prioridad para la mayoría de los jóvenes. Así, más de un 25% de ellos sacrificaría la cantidad y la calidad de sus comidas a cambio de ropa (31%) o de la telefonía móvil (25%). Cuando los jóvenes acceden a la vida profesional, su alimentación se ve afectada de forma negativa. Las obligaciones laborales “obligan” a casi la mitad de jóvenes a perderse el desayuno o a desayunar deprisa y corriendo.

 

Estudio jóvenes y obesidad

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.