Los daños de los agrocombustibles

Los daños de los agrocombustibles

- in Noticias
1644
0
Agrocombustibles en la UE

 Los mal llamados “biocombustibles” fueron presentados como una fantástica solución contra la contaminación generada por los combustibles fósiles y como una promesa de independencia del petróleo. El tiempo ha demostrado que no sólo no han servido de solución, sino que suponen un verdadero problema tanto medioambiental como social. Cultivar colza, soja y aceite de palma expresamente para quemarlos en los motores de los automóviles no sólo es una muy mala solución que genera enormes cantidades de emisiones de gas de efecto invernadero, sino que también contribuye al aumento del hambre en el mundo. Además, la inclusión de aceite de palma en las mezclas acelera la deforestación y propicia la pérdida de biodiversidad en varias regiones del mundo. Europa debe tomar muy en serio este grave asunto y dejar de ser causante directa del alarmante aumento de los problemas en los países del sur. 
Agrocombustibles en la UE Los motores diesel de los automóviles son una fuente de contaminación especialmente dañina para la salud, más aún en los centros urbanos de las ciudades. El diesel ha sido recientemente reconocido como cancerígeno y acusado de contribuir a la desforestación. Esto, en buena parte, se debe a que el 80% de los agrocombustibles que se comercializan en Europa son biodiesel, mezcla fabricada con un alto porcentaje a base de colza, soja y aceite de palma. Por lo tanto el automovilista europeo, probablemente sin saberlo, cuando reposta está contribuyendo de forma directa a varios problemas medioambientales y sociales en la otra parte del mundo. Cuando repostamos diesel en una gasolinera europea, estamos llenando nuestro depósito con aproximadamente un 20% de aceite de palma. Este aceite, utilizado en la mezcla de los mal llamados “biocombustibles”, procede de plantaciones especialmente creadas para fabricar combustible en detrimento de otros cultivos de alimentos. Los agrocombustibles contribuyen así al cambio climático, a la deforestación y al aumento del hambre en el mundo.

El Parlamento Europeo se ha pronunciado recientemente a favor de limitar el uso de este tipo de combustibles en la Unión Europea. Debido a la presión llevada a cabo por organizaciones ecologistas mediante numerosos estudios que demostraban los daños que producen estos combustibles, los eurodiputados votaron a favor de acelerar la transición hacia otro tipo de recursos como las algas o algunos residuos orgánicos.

Suprimiendo los agrocombustibles en la Unión Europea se reducirían las emisiones de gas de efecto invernadero producidas por el uso masivo de tierras de cultivo dedicadas exclusivamente a la producción de colza, aceite de palma y soja con destino a las gasolineras.

Según explica un portavoz de la asociación ecologista Amigos de la Tierra, “el aceite de palma propicia una deforestación masiva, la desaparición de la fauna, crea conflictos entre comunidades y acelera el cambio climático. Si los eurodiputados no acaban con el desarrollo de los agrocombustibles, el uso del aceite de palma seguirá en aumento. Los automovilistas estarán obligados a utilizar un combustible que destruye las selvas tropicales, las comunidades y el medioambiente.”

La Unión Europea es uno de los mayores consumidores mundiales de aceite de palma con un porcentaje entre el 12 y el 15% del mercado. En los últimos seis años, Europa ha aumentado un 40% el consumo de este tipo de aceite. Este aumento es directamente proporcional a las importaciones, ya que la producción europea está muy lejos de satisfacer la creciente demanda.  Los agrocombutibles, la alimentación y la industria cosmética son los sectores que mayor cantidad utilizan. Debido al impacto que causa la utilización de tierras para el cultivo de aceite de palma, la huella ecológica del “biodiesel” es mayor que la del diesel convencional.

Amigos de la Tierra

Agrocombustibles en la UE

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.