Los científicos destacan la inviabilidad ecológica y social de los biocombustibles

Los científicos destacan la inviabilidad ecológica y social de los biocombustibles

- in Noticias
1357
0

Un nuevo estudio llevado a cabo por 75 científicos del mundo entero hace un llamamiento para que se reconsidere la aplicación de biocombustibles en el transporte que, además de todos los daños medioambientales, puede aumentar las diferencias entre ricos y pobres. Lo primero que hay que hacer, afirma, es limitar la demanda de combustibles tradicionales.

El estudio, denominado «Rapid Assessment on Biofuels and the Environment», ha sido realizado por encargo del Consejo International de las Ciencias ICSU con la finalidad de ofrecer un análisis completo, objetivo y con base científica sobre el impacto de los biocombustibles en el medioambiente. Sus resultados entran en conflicto con ciertos temas de la legislación de la Unión Europea en cuanto a biocombustibles, en concreto con el objetivo europeo de que el 10% de los combustibles que se utilicen en el año 2020 en el transporte sean biocombustibles.

Según el estudio, los actuales cultivos dedicados a la producción de biocombustibles son muy problemáticos y las propuestas para el futuro, que se supone van a lograr mantener la seguridad alimentaria y evitarán la degradación del medioambiente, también requieren terrenos, agua y nutrientes, por lo que acabarán compitiendo con los campos de cultivo de alimentos y conduciendo a muchos otros terrenos a la deforestación. El estudio plantea sus dudas sobre el uso de tierra para una finalidad que no sea el cultivo de alimentos, afirmando que no existen pruebas de que los cultivos no dedicados a la producción de alimentos puedan llevarse a cabo de forma eficaz en terrenos no válidos para el cultivo de alimentos.
El estudio afirma también que existen posibilidades de producir biocombustibles de forma que se logren beneficios sociales y se limite el daño al medioambiente, pero estas situaciones positivas para todos son limitadas y su contribución a los requisitos energéticos de la sociedad es mínima. Nusa Urbancic, de la Federación Europea de Transporte y Medioambiente T&E afirma: “He aquí 75 científicos de 21 países distintos expresando todas las dudas sobre los biocombustibles que los grupos de protección del medioambiente llevan años planteándose. Volvemos a oír que tenemos que promover los biocombustibles “buenos”, no cualquier biocombustible.” El estudio informa también sobre los beneficios de los biocombustibles, entre los que destaca que aquellos provenientes de desechos orgánicos son en general mejores para el medioambiente que los cultivados expresamente, pero advierten de que no se pueden sentar unas bases para la producción de un biocombustible sostenible solamente con respecto al ciclo de vida del producto y los estándares de cultivo, “ya que estos no abordan el difícil problema de la utilización del terreno, resultado de la creciente demanda”. Otra conclusión del estudio es que la distribución de la riqueza está muy desequilibrada, y existen muchas probabilidades de que los beneficios de los biocombustibles acaben en manos de los ya ricos. En un mensaje dirigido expresamente a la Unión Europea, el informe dice: “Debido a las consecuencias medioambientales potencialmente adversas, la previsible competición con el cultivo de alimentos y la dificultad de lograr el objetivo sin transformar las tierras para su cultivo, deberían reconsiderarse los objetivos políticos con respecto a los biocombustibles líquidos”.

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.