Los amos del mundo

Los amos del mundo

- in Noticias
1602
0

Este verano se publicó en Suiza un estudio llevado a cabo por especialistas en economía y estadística que revela las relaciones entre las multinacionales de todo el mundo. Según este estudio, un pequeño grupo de agentes económicos (entidades financieras o grupos industriales) domina la gran mayoría del capital de miles de empresas por todo el planeta. Son 737 gerifaltes quienes controlan el 80% del valor de las empresas de todo el mundo.

Tres jóvenes investigadores del Instituto Federal de Tecnología de Zúrich, Suiza, han analizado a fondo las interacciones financieras entre multinacionales del mundo entero. El estudio “The Network of Global Corporate Control” se centra en un grupo de 43.000 corporaciones transnacionales elegidas de la lista de la OCDE.

Los investigadores han revelado mediante su trabajo las complejas interconexiones financieras entre estas entidades económicas (retención parcial de capitales en filiales o holdings, participación indirecta en el capital etc.) Como resultado de la investigación se llega a la conclusión de que el 80% del valor de las 43.000 multinacionales estudiadas está controlado por 737 “entidades”: bancos, compañías aseguradoras o grandes grupos industriales. Este monopolio del capital lo gestionan 147 multinacionales, quienes, controlándose a ellas mismas, poseen el 40% del valor económico y financiero de todas las multinacionales del mundo entero. En el seno de estas 147 multinacionales existe una “superentidad” compuesta por 50 grandes poseedores de capital. A la cabeza de estas “supercorporaciones” se encuentra el Barclays Bank y algunas “estrellas” de Wall Street como JP Morgan, Merrill Lynch, Goldman Sachs y Morgan Stanley. Según el estudio, se puede afirmar que los principales clientes de los fondos de alto riesgo y otras carteras de depósitos gestionados por estas instituciones son los amos del mundo.

La estructura de la red de control de las multinacionales afecta a la competencia en el mercado global y a la estabilidad financiera.

Esta concentración de capital plantea serias cuestiones a los autores del estudio, quienes opinan que «una red financiera tan densamente conectada puede ser excesivamente sensible a los riesgos sistémicos«. Es decir, cualquier debilidad o flaqueo de alguna compañía miembro de la “superentidad” puede hacer temblar al mundo. Prueba de ello fueron las “subprimes”. Por otra parte, los autores hacen referencia a las graves consecuencias sociales que supone tal concentración: el hecho de que unos cuantos fondos de inversión y poseedores de capital, colocados en el centro de operaciones, decidan a través de sus asambleas generales de accionistas o mediante su presencia en el seno de consejos de administración imponer reestructuraciones en las empresas que ellos mismos controlan, puede causar efectos devastadores.

¿Qué influencia podrían ejercer sobre los Estados y las políticas públicas si estos todopoderosos entes económicos adoptaran una estrategia común? La respuesta se encuentra en la aterradora actualidad de los planes de austeridad que están poniendo en práctica los gobiernos de todos los países industrializados. Los autores del estudio son el italiano Stefano Battiston, que trabajó en el laboratorio de física estadística de la Escuela normal superior, el suizo James B. Glattfelder, especialista en redes complejas y la economista italiana Stefania Vitali.

Fuente

Ver estudio completo

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.