Los alimentos ecológicos protegen la salud

Los alimentos ecológicos protegen la salud

- in Noticias
1270
0

Según diversos estudios, las diferencias entre alimentos ecológicos y alimentos convencionales son tangibles: los productos ecológicos no contienen más vitaminas, pero sí cuentan con las sustancias que defienden al cuerpo contra infecciones e incluso contra el cáncer.

En Alemania, la cifra de negocio del sector ecológico ya supera los cinco mil millones de euros anuales. Las tasas de crecimiento del sector no han bajado del 10% en los últimos años. Según una encuesta llevada a cabo por la agencia de investigación de mercado tns Emnid, casi el 60% de los consumidores adquieren productos ecológicos de vez en cuando y el 22% aún no lo hacen, pero están esperando a que los precios bajen para hacerlo. Más del 80% de los encuestados está convencidos de que los alimentos ecológicos no solamente son menos crueles con los animales y mejores para el medioambiente, sino que además son más saludables y tienen mejor sabor. Los alimentos ecológicos y sus equivalentes convencionales tienen un contenido similar de vitaminas y minerales, según un estudio comparativo llevado a cabo por un equipo de investigación de la Universidad de Copenhague, en el que zanahorias, coles, guisantes, manzanas y patatas de cultivo ecológico y convencional se analizaron dánsoselos para comer a ratas, para comprobar sus efectos sobre organismos vivos.

Durante mucho tiempo se ha creído que las vitaminas y los minerales son los contenidos más importantes que nos aportan las frutas y verduras. Pero el contenido en sustancias secundarias como los polifenoles o las saponinas, protectoras contra el cáncer o las inflamaciones e importantes a la hora de reducir la cantidad de grasa en sangre y por su función fungicida, antibacteriana y de mejorar la circulación sanguínea, es al menos tan importante como aquellas. El Centro Suizo de Investigación de Agricultura Ecológica, ha demostrado que los valores de estas sustancias en los productos ecológicos son hasta 50% superiores que en los productos convencionales. La explicación es sencilla: los cultivos deben defenderse de los ataques externos y son estas sustancias las que los protegen cuando no se utilizan pesticidas. Con respecto a la carne, según la Experta en Alimentación Annette Saberski, de Hamburgo, el consumidor de hoy en día quiere que todo le resulte más sencillo y la industria de la alimentación reacciona consecuentemente: el ganado apenas tiene grasa sobre los músculos. El problema es que los niveles de ácidos grasos también han disminuido por debajo de los niveles recomendables.

Según un estudio llevado a cabo por el Instituto de Investigación de Ganadería de Dummersdorf, la carne de ganado vacuno alimentado en los pastos al aire libre en verano y mediante piensos con contenido en linaza durante el invierno tiene el doble de contenido en ácidos grasos Omega-3 que la carne proveniente de ganado que vive en un establo durante todo el año. El pescado, sin embargo, tiene mayor contenido en ácidos grasos Omega 3 que la carne, incluso cuando ésta es de procedencia ecológica. Según el equipo de investigación de la Universidad de Cornell en Nueva York, el salmón salvaje tiene menor contenido en Omega 3 que el proveniente de piscifactoría, debido seguramente a una alimentación más variada. Sin embargo, el salmón de piscifactoría tiene un contenido hasta diez veces superior en químicos peligrosos como pesticidas o dioxinas. Con respecto al sabor de los alimentos ecológicos, según un estudio llevado a cabo por el Instituto vienés de Agricultura Ecológica Ludwig-Boltzmann-Institut, las frutas y verduras ecológicas tienen mejor sabor que las convencionales. El estudio se llevó a cabo con ratas, ya que este animal tiene un sentido del gusto muy similar al del ser humano pero, a diferencia de éste, no se guía por el aspecto físico de los alimentos.

En el estudio, los roedores escogieron siempre las frutas y cereales ecológicos, excepto en el caso de las manzanas. Esta excepción podría explicarse por la mayor sensibilidad de las ratas hacia la acidez, que en esta fruta es superior cuando proviene de un cultivo ecológico. Las frutas y verduras ecológicas, al contener menos agua, tienen mayor proporción de las sustancias que las proveen de sabor. En un estudio llevado a cabo por la agencia de investigación de mercado TTZ, todas las personas que formaron parte de una cata de tomates señalaron el tomate ecológico como más afrutado, “con más sabor a tomate”. Incluso en las pruebas de yogures de frutas, considerados hasta la fecha bastión inconquistable de los productos convencionales debido a su utilización de colorantes y potenciadores del sabor, obtuvieron una mejor puntuación los productos ecológicos gracias a su textura, sabor y aroma.

Extracto del artículo original aparecido en el diario alemán Die Welt

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.